•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Maximizar los terrenos dentro de la capital es una de las metas a alcanzar con plan de densificación de la ciudad que integra el Plan Maestro para el Desarrollo Urbanístico de Managua, para lo cual la municipalidad estudia una planificación de incentivo, que podría incluir el incremento de tributo a predios ociosos y la reducción de impuestos a quienes construyan.

Estas primeras propuestas fueron consideradas por el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, quien mencionó la posibilidad de ambas acciones, sin embargo, determinó que toda propuesta primero será consensuada con diversos sectores antes de su aplicación. 

“Una posibilidad es que necesitamos incrementar los impuestos de los terrenos en zonas baldías en el casco urbano de la ciudad de Managua. Esta es una posibilidad. Eso debe promover que los dueños de esos terrenos promuevan inversiones rápidamente y eso nos permita densificar la zona. Igual puede ser la reducción de impuestos a proyectos encaminados a promover la densificación. Estas son propuestas al aire. Lógicamente requerimos de una discusión seria y a profundidad, lo que es indispensable”, dijo Moreno.

El funcionario explicó que como Gobierno municipal, es obligatorio intervenir en el crecimiento de la ciudad, que debe ser ordenado bajo normas muy específicas. Eso no significa que Managua no seguirá crecimiento, sino que el nivel de ocupación del suelo debe ser maximizado, para cuidar ambientalmente a la ciudad.

El secretario general de la Alcaldía destacó que la política de densificación de Managua es un tema polémico, complejo y hay que armonizar una serie de intereses naturales y legítimos, indispensables para avanzar en la dirección correcta. 

Según el estudio de suelos de la capital, la mancha urbana corresponde a 12,600 hectáreas y si no se interviene en estos momentos la expansión de la ciudad al 2040 será de 20,000 hectáreas. Con la implementación de la política de ordenamiento propuesta, el crecimiento se proyecta a sólo 14,000 hectáreas, en el mismo período de tiempo.

“Es muy importante un reglamento que promocione la densificación, una política que logre esto de forma eficiente e inteligente. Eso permitirá reducir la cantidad de vehículos sobre la ciudad, facilitar una movilidad más plena a medida que acerquemos las viviendas, los centros de trabajo y lugares de entretenimiento, mejoramos la calidad de vida de la población. Existen muchas áreas baldías en el área de Managua que deberíamos aprovechar mejor. Cómo hacerlo es parte de una discusión compleja y esperamos que con la seriedad y responsabilidad de todos, podamos hacerlo”, comentó el funcionario.

Viviendas

Además de construir en los terrenos baldíos, una de las alternativas de mayor densificación es que en vez de viviendas de un piso se podrían tener de dos o tres. Hay que limitar el crecimiento al lado sur, pues urbanizar e impermeabilizar esa área puede significar mayores inundaciones y afectaciones ambientales.

A la par, se plantea hacer una reglamentación especial para el desarrollo de los anillos de protección ambiental, lo que también es un tema polémico ya que la recomendación de los especialistas japoneses es que la ciudad no debe seguir expandiéndose hacia el sur.

Moreno señaló que los nuevos reglamentos deben a ser compatibles con una serie de intereses económicos genuinos, por lo que lograr un equilibrio razonable será el gran reto: “El éxito de una adecuada planificación es homologar los intereses de todos y no afectar los intereses de nadie. Ese es el eje y el éxito de una planificación consensuada. En esa dirección vamos. Creo que va a resultar trabajoso llegar a eso, pero para eso estamos como servidores públicos”.

El presidente de la Cámara de la Construcción, Rodrigo Pereira, durante la presentación del Plan Maestro de Desarrollo Urbano de Managua, señaló que le gustaría conocer a más detalle los procedimientos que se tomarán para el ordenamiento puesto en marcha.

Pereira consideró que en la regulación urbana, hay diversos puntos importantes y normativas que se van a revisar, y ante esto el sector privado estaba interesado en ser parte de la revisión, para trabajar y aportar para el beneficio de todos nosotros. 

“También lo importante en este tema es el financiamiento. Imagino que junto al sector privado hay una oportunidad a través de la Ley de Asociación Público Privada, que fue promovida por la Cámara de la Construcción y el Consejo Superior de la Empresa Privada. Creo que hay muchos proyectos del plan que pueden desde ya empezar a estudiarse y planificarse a través de la fortaleza de las empresas nicaragüenses que han demostrado que se puede hacer cualquier tipo de obra en Nicaragua”, indicó Pereira, mencionando que si no se trabaja con disciplina para cumplir los objetivos todo quedará en papeles.

El presidente de la Cámara de la Construcción hizo referencia a la Ley 935 de Asociación Público Privada, que en su Artículo 4, inciso 2, denota el incentivo a la inversión privada en los proyectos de interés nacional, teniendo entre los derechos la obtención de financiamiento cuando se requiera, además de obtener como compensación por la ejecución del contrato los pagos, tarifas u otros ingresos convenidos en este. 

El representante de la Mesa Nacional para la Gestión de Riesgo (MNGR), Denis Meléndez, comentó que es importante la protección de la subcuenca sur de la capital y los planes municipales tienen su lógica, dado el crecimiento hacia la zona sur de la ciudad.

“Es importante especificar dónde se puede y dónde no se pueden hacer asentamientos humanos, así también se deben tomar medidas  distintas para el desarrollo urbanístico. Es importante mencionar que en esa zona están los pozos de infiltración y recolección de agua, de donde se obtiene el vital líquido que consumen los capitalinos”, dijo Meléndez.

El representante de la MNGR mencionó que a mayor riesgo que se cree en la zona sur, los costos de la ciudad en drenaje pluvial para reducir los impactos de las escorrentías serán mayores, por lo que se necesitan medidas efectivas.

“Hay que recordar que si la capital se inunda el problema no se desarrolló en el centro de la ciudad, sino que es en la parte alta donde está la causa de las anegaciones”, explicó Meléndez.