•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Uno de los proyectos emblemáticos de la Alcaldía de Managua, la vía alterna de carretera Masaya, camina en su trecho final, sin embargo, pobladores de las comunidades aledañas demandan a la municipalidad que aligeren el paso de labores, porque por las obras se suspendió el paso en la entrada de la comunidad Las Enramadas.

“Es necesario que se apuren. Están causando muchos inconvenientes a la gente del barrio porque en la entrada tienen meses raspando la tierra sin que terminen este pedacito”, alegó Fermina Morales.

Según la ciudadana, vienen dando largas al trabajo y trabajan algunas horas, para luego quedarse sentados.

En estos momentos los obreros que trabajan en el proyecto ya construyeron parte del muro de contención a la orilla de lo que será la entrada de la pista, mientras el camino está preparado en espera del concreto hidráulico.

Uno de los obreros señaló que entre los grandes atrasos de la obra fue el movimiento de los postes del cableado de la energía eléctrica y los de telefonía.

“Como ellos programan sus cortes (de energía eléctrica)por zonas, por eso dicen que no se había hecho y tardaron en hacerlo”, explicó el trabajador señalando que eran más de 100 metros de reubicación de los postes y los cables.

Heriberto Hondoy, también habitante de Las Enramadas, señaló que hasta que esté listo el pedacito que falta, podrá funcionar a capacidad la vía alterna de carretera Masaya.

“Aquí los más afectados son los conductores de vehículos porque les resulta incómodo el paso, ya que solo está una de las vías concluidas y estamos hablando de un solo carril”, comentó Hondoy.

Uno de los responsables de concluir el proyecto, alegó que están a punto de finalizar la obra municipal, y pretenden que en dos semanas o menos esto haya terminado.

“Las lluvias nos atrasaron porque afecta la consistencia de la tierra y está demasiado húmeda”, alegó.