•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el país se avanza en la tecnología aplicada al concreto y en los estudios de suelo, que permitirán desarrollar más construcciones verticales, sobre todo ahora que se proyecta construir edificios de altura, para estructurar viviendas multifamiliares en Managua, indicaron expertos vinculados al tema. 

A la ley Especial para el Fomento de la Construcción de Viviendas y de Acceso a la Vivienda de Interés Social (Ley 677) se ha adicionado el concepto de viviendas multifamiliares, que se vinculan a edificios de altura, donde habrá apartamentos para distintas familias.

Precisamente, el estudio de suelos fue uno de los temas abordados en un congreso en el que arquitectos e ingenieros participaron recientemente. 

“El estudio para el mejoramiento de suelo en la praxis, se había estado olvidando, pero hoy se ha retomado y es fundamental porque la capacidad de soporte del suelo es medular para hacer edificios que puedan soportar un sismo”, sostuvo el Ing. Jaime José Matus, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de Ingenieros y Arquitectos (ANIA), quien participó en el quinto congreso nacional de Tecnología del Concreto realizado en Managua.

Por su parte, el Ing. Jaime Icabalseta reconoció que “los edificios multifamiliares resuelven de una manera formidable la necesidad de viviendas, pero esto conlleva aspectos fundamentales, primero por la sismicidad de nuestro país y el avance en la capacidad de hacer estudios de suelo a fondo, es una herramienta que garantiza la calidad y comportamiento del edificio”.

“Pasamos de edificios de tres plantas a 8  o 12 plantas y en esto entra también en juego la nueva tecnología del concreto que los diseñadores deben usar para construir edificios que podrían resolver en mejor forma la demanda de vivienda en Managua, porque el espacio horizontal se está comiendo la tierra”, destacó Icabalseta.  
Los laboratorios que miden la calidad de los materiales de construcción en Nicaragua juegan un rol importante para este sector y 17 de estos laboratorios fueron evaluados.  Los hallazgos al respecto se comentaron en el quinto congreso de Tecnología del Concreto, organizado por el Instituto Nicaragüense del Cemento y Del Concreto  (Incyc). 

“En la comparación participaron 17 laboratorios y son alrededor de 25 a 30 en el país, por lo que tuvimos una muestra representativa de la realidad nacional. Las conclusiones es que debemos mejorar en temas como el uso de métodos normalizados, que se respete lo que dicen los métodos, también, hay que calibrar los equipos (de los laboratorios) como debe ser y tener técnicos competentes (en los laboratorios), que estén capacitados, esto es un punto medular”, dijo el Ing. Ricardo Díaz, gerente técnico del Incyc.

Acreditación

Un logró importante es que el Incyc ha sido acreditado por el Instituto Americano del Concreto (con sede en Estados Unidos), que es una autoridad mundial para brindar las certificaciones, logramos acreditar al primer laboratorio de calibración de máquinas de fuerza en concreto, que son importantes porque son las que  brindan la resistencia que debe tener el material, explicó Díaz.  

Al respecto, el Ing. Jaime Icabalseta, propietario de un laboratorio y exministro de Construcción y Transporte del país, sostuvo que “los laboratorios de materiales para la construcción que trabajan en Nicaragua, junto con los contratistas, estamos garantizando que las materiales llenen las normas de calidad y que cumplan con las exigencias que están en los planos para los edificios”.

Para el Ing. Jaime Matus, director ejecutivo de ANIA, “Nicaragua garantiza el suficiente material certificado y los proyectos ejecutados por empresas formales  utilizan materiales certificados”.

El desafío para Matus radica en que “a la hora de construir falta una verdadera supervisión de la Alcaldía o por parte del MTI, porque no tienen el personal para darle el seguimiento (a todos los proyectos del sector construcción), por eso es que a veces  una cosas es lo que se plasma en un plano y otra es la que vayan a construir, pero en cuanto a materiales certificados, definitivamente Nicaragua tiene los recursos para suministrarlos”.