•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Reserva Natural Laguna de Tiscapa se encuentra cerrada porque tuvo afectaciones con las lluvias que dañaron el país a inicios del mes. 

Durante una visita realizada por El Nuevo Diario, trabajadores de la reserva afirmaron que en las laderas hubo derrumbes que obstruyeron los senderos. Además indicaron que un puente en el área de descarga del cauce que cae en este cuerpo de agua colapsó por la fuerza de la corriente. 

A simple vista es evidente mucha basura a orillas de la laguna y que el nivel de las aguas ha crecido. En una limpieza que realizó el Ejército de Nicaragua, el pasado 23 de septiembre, se recuperó de las orillas 13 metros cúbicos de desechos sólidos. 

Según los trabajadores, dentro de la laguna se realizan labores de limpieza. El Nuevo Diario intentó hablar con los responsables de la Dirección de Medioambiente de la Alcaldía de Managua para conocer la cantidad de desechos que se extrae de este cuerpo de agua, pero no se obtuvo respuesta.

La Reserva Natural Laguna de Tiscapa está abierta de lunes a domingos de 8 a.m. a 5 p.m. De acuerdo con los trabajadores, las actividades que se realizan son recorridos, excursiones de colegios y recibe la visitas de turistas nacionales y de extranjeros, aunque estos son pocos.

Sin embargo, los trabajadores señalaron que desde antes de que ocurrieran las afectaciones por las lluvias muy poca gente llegaba debido a la cantidad de basura. 

Sin datos de contaminación

De acuerdo con Julio Santos, miembro de los Jóvenes Ambientalistas, no existe un control  de la cantidad de desechos que caen en Tiscapa o en el lago de Managua, los dos importantes recursos hídricos que reciben contaminación. 

“No creo que exista de forma precisa la cantidad de basura que ingresa a estos cuerpos de agua. Lo único que existe son datos de jornadas de limpieza que realiza el Ejército de Nicaragua en las lagunas, recolectan de cuatro a cinco metros cúbicos de basura solo en los senderos”, aseguró Santos.

Con la lluvia esta cifra fácilmente puede duplicarse, indicó Santos, tomando en cuenta la variable de la mala práctica en el manejo de desechos de la capital.

Por su parte, Rosario Sáenz, directora de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible  (Fundenic), señaló que hace 12 años se manejaba, a partir de un informe de la cooperación alemana, que 250,000 toneladas de basura y lodo se depositaban en el lago de Managua.

Según Sáenz, estos datos eran los que se conocían en víspera de que se desarrollara el proyecto de las plantas de captación de agua residuales de Managua.

A criterio de Saenz, lo más problemático de no poseer datos sobre la cantidad de desechos que entran a los recursos hídricos de todo el país es qué tipo de contaminantes son.

No obstante, Santos está seguro de que la mayoría es plástico. 

“Es malo que no hay datos sobre la cantidad de desechos que contaminan los recursos hídricos porque no te permiten cuantificar el daño o la huella ecológica que produce de la población en estos lugares. En ese sentido jamás podremos calcular la cantidad de residuos que hay en el fondo de la laguna de Tiscapa, por ejemplo”, indicó Santos.