•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estar en silla de ruedas y tener 57 años no fue suficiente para que una mujer escapara de la cárcel, ya que un juez la mandó a prisión preventiva por ser acusada de tráfico de drogas. El juez Carlos Solís, titular del Juzgado Décimo Penal de Audiencia, tomó esta decisión al escuchar y posteriormente aceptar la acusación que el Ministerio Público hizo en contra de María Elena Gómez.

Gómez entró a la sala de audiencia en una silla de ruedas empujada por una policía del distrito I. El Ministerio Público la acusa de vender marihuana en su casa en el barrio 19 de Julio al norte de Managua. La fiscal pidió la medida de prisión preventiva, mientras que su abogado defensor solicitó que se le diera la casa por cárcel. 

La defensa mostró una epicrisis de un hospital de Managua, que diagnostica a la señora de 57 años con osteoporosis. Sin embargo, el juez decidió imponer presión preventiva.  

Operaba en su casa

Según la relación de hechos del Ministerio Público, Gómez el 18 de octubre pasado estaba en su casa en el barrio 19 de Julio y en ese momento una llamada anónima a la Policía Nacional alertó que la señora estaba vendiendo marihuana. 

De acuerdo con la acusación, el distrito I realizó un operativo a las 3:00 p.m. con el objetivo de allanar la casa de la acusada. Gómez se encontraba en su silla de ruedas al momento que llegan los policías. Durante la requisa, en toda la casa se encontró una mochila en la que había 120 paquetitos conteniendo marihuana, los que dieron un peso de 303 gramos, indicó la fiscal.  

Gómez confirmó que padece de osteoporosis desde hace varios años. La audiencia inicial de su caso será el 31 de octubre.