•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los últimos minutos de vida del comerciante asesinado Dervin Sobalvarro Baldelomar quedaron grabados en las imágenes de video de las cámaras de seguridad de dos negocios y un templo evangélico, según el intercambio de información y prueba ofrecido por la Fiscalía en la audiencia inicial al juez décimo Distrito Penal de Audiencia de la capital, Carlos Solís.

En la cámara número uno de un negocio vecino de la abarrotería del comerciante Dervin Sobalvarro, se observa a las 4:01 p.m del 4 de septiembre del 2017 llegar el vehículo, color negro, placa M266531 propiedad de  Juan Calderón Navas, uno de los siete acusados de los cuales cuatro están presos.

La cámara número dos del mismo negocio, a las 4:01 p.m. registra el momento en que los acusados Aquiles Mairena, Roberto Miranda, Byron Ruiz y Miguel Suazo bajan del referido automóvil  y vigilan de  largo a  la víctima.

En las imágenes de video de la cámara número tres, a las 5 y 46 minutos se observa a Dervin Sobalvarro abordar su camioneta frente a su negocio,  en el mercado Iván Montenegro.

En las imágenes de la cámara de la iglesia, a las 5:52 p.m. de ese mismo día quedó registrado el momento en que la víctima era seguido en el automóvil negro con el cual más adelante le obstaculizarían el paso y lo obligarían a subir a punta de pistola.

En el negocio ubicado del sitio donde se produjo el secuestro, quedó gravado que a las 6:01 p.m. pasa el vehículo negro donde  el comerciante ya iba bajo el control de sus captores.

En esa misma cámara, pero con un segundo de diferencia, se observa pasar detrás del carro negro la camioneta del comerciante que ya era conducida por Byron Ruiz Vallecillo, uno de los acusados.

30 testigos

Entre los  30 testigos ofrecidos por la Fiscalía para demostrar la culpabilidad de los acusados, figura el conductor de un microbús, quien presenció el momento en que Dervin Sobalvarro fue secuestrado en plena vía pública la tarde del 4 de septiembre del año en curso.

Ese testigo ubica en el lugar del secuestro a Byron Ruiz al frente del timón de la camioneta del comerciante y asegura haber visto a dos hombres vestidos de policía bajando a la víctima de su medio de transporte.

La Fiscalía también ha propuesto como testigo a la pareja de Byron Ruiz Vallecillo, quien en juicio dirá que ella observó a los otros acusados reunirse con su marido en la propiedad donde fue encontrado el cadáver dos días antes de la desaparición de Sobalvarro.

El ente acusador también ha propuesto como testigo  a un excuñado de Roberto Miranda, quien dirá en juicio que la Policía le ocupó a su hermana el teléfono celular, propiedad del comerciante y que el acusado le regaló.

Dictamen médico legal

El Ministerio Público también respalda su acusación con el dictamen médico legal, donde se indica que Dervin Sobalvarro murió a consecuencia de los múltiples machetazos que recibió en la cabeza y que le destruyeron el sistema nervioso central.

El dictamen post mortem indica que al momento del hallazgo del cadáver, el pasado 17 de octubre, la víctima tenía entre cuatro y seis semanas de muerto. En la acusación se asegura que lo mataron una hora después  que lo secuestraron.

Entre el cúmulo de pruebas ofertadas por la Fiscalía, está el pantalón de la víctima que presenta 20 cortes  hechos con un arma cortopunzante con bastante filo, según el documento probatorio intercambiado por el Ministerio Público.

Viuda duda del móvil 

Belkis Chang Morales, viuda del comerciante asesinado, puso en duda que el móvil del asesinato de su esposo haya sido el robo de los 40 mil córdobas que la tarde del 4 de septiembre portaba la víctima cuando regresaba a su hogar.

La viuda insistió que las autoridades deben profundizar con las investigaciones, para dar con el paradero de los otros tres acusados que andan prófugos y establecer cuál fue el verdadero móvil del crimen. 

Belkis Chang, quien dijo sentir “lástima” por los acusados en declaraciones a los periodistas, manifestó que sus hijos, de uno y seis años, siguen esperando que llegue su padre a casa, agregando que la próxima semana su hija mayor cumplirá año y por primera vez no estará con su progenitor.