•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En proceso de permisos de las autoridades competentes están dos empresas extranjeras interesadas en el tratamiento adecuado y procesamiento de residuos sólidos, entre estas, la  primera en el tratamiento de desechos peligrosos.

Durante el V Foro Nacional de Reciclaje, realizado a finales de noviembre, los representantes de las empresas expusieron sus proyectos mencionando que están en el proceso de cumplir con las exigencias nacionales sobre el tratamiento de los desechos, los lugares donde tendrán su punto de acopio y su planta de tratamiento.  

La primera es la Environmental Protection & Control (EPC Nicaragua) de origen panameña, es una empresa consultora con presencia en el país desde el 2005 y se especializa en el reconocimiento, evaluación, caracterización y remediación a incidentes ambientales tanto terrestres como marítimos y a la gestión ambiental industrial.

La directora técnica de EPC en Nicaragua, María Elena López, explicó que se están diversificando y viendo la necesidad urgente del tratamiento de residuos peligrosos, comenzaron a hacer las gestiones para el montaje de la empresa, que estaría ubicado en las cercanías de Las Banderas, Tipitapa.

“Las empresas se preocupan y nos llaman para saber cómo tratar los desperdicios que generan, que muchas veces están almacenados en bodegas. Mientras tanto el Ministerio del Ambiente y  Recursos Naturales (Marena) no puede exigirles tratamiento y disposición final de los residuos porque no existe en el país un sitio donde se puedan tratar con la tecnología y la técnica para ese fin”, alegó López.

“Para dar una respuesta, hemos dispuesto de un terreno que presta las condiciones de acuerdo a la norma técnica ambiental para el manejo, tratamiento y disposición final de los desechos sólidos. El proyecto es instalar un incinerador, un área de recolección y manejo temporal de algunos productos, además del confinamiento para productos como el asbesto que es altamente cancerígeno”, dijo la representante de EPC, quien aseguró que el Marena ya tiene el perfil del proyecto y están en espera de la aprobación del permiso ambiental, para comenzar a ver en detalle los costos en infraestructura.

Otros productos peligrosos son la pintura obsoleta, solventes, residuos de hospitales y químicos  de laboratorios. También hay suelos muy contaminados por plaguicidas. Todos estos pueden producir enfermedades toxigénicas, teratogénicas (que provocan malformaciones del feto), cancerígenas, problemas respiratorios, cardiovascular, gástrico, así como la contaminación química biológica del aire, la tierra, el agua y los alimentos.

El primer paso es la construcción de una planta piloto y de acuerdo con las necesidades se irá desarrollando.

El país sin procesadora

La gerente comercial de Hanter Metals, Janny Tercero, que trabaja en el acopio y exportación de materiales de tecnología en desuso, destacó que hasta el momento solo existen empresas de acopio de los materiales para reciclaje, pero no hay ninguna que procese estos materiales para transformarlo en materia prima. Tampoco existe en el país una empresa que procese adecuadamente los residuos peligrosos, por lo que es necesario trabajar en eso. Tercero comentó que se necesita darle a estos residuos peligrosos un tratamiento adecuado para hacerlos inocuos, evitando que contaminen la tierra y los cuerpos de agua. 

El ambientalista Kamilo Lara, director del Foro Nacional de Reciclaje (Fonare), señaló que poco a poco, empresas y hospitales de Nicaragua ven con mayor preocupación sus desperdicios y buscan cómo darles el tratamiento más adecuado, por lo tanto están creando sus propios rellenos sanitarios, tales como la empresa B2Gold del sector minero, además del Hospital Bautista tiene su propio relleno sanitario con lo cual evita enviar elementos infectocontagiosos al relleno sanitario a la Empresa Municipal de Tratamiento Integral de Desechos Sólidos (Emtrides) que no está preparada para este tipo de desperdicios.

Acopiadora de plástico

Lara señaló que otra empresa de origen venezolano llamada maquiandes y que tienen operaciones en Bolivia y Panamá “han externado sus planes de instalarse en Nicaragua para hacer subproducto de todo el plástico que no se aprovecha en nuestro país. Están haciendo visita a los rellenos sanitarios para ver la cantidad de material necesaria  para la creación de los subproductos o materia prima del plástico, que ya tendría un valor agregado para ser enviado a China”, dijo Lara, quien señaló que ahora ese país de destino es más exigente con la calidad del producto para reciclaje que se envía.

El ambientalista explicó que se acopia el tipo de plástico necesario, se limpia, lava y se troza en pedazos muy pequeños, para ser embalados e importados a su destino.

“Incluso esto podría inyectarse a la industria nacional ya que tendría a la mano un polímero procesado. Parte de la planta también dará tratamiento a los desperdicios de la construcción reduciéndolo y aprovechando la broza que podría ser utilizado como subbase para la construcción de carreteras, también los escombros se transformarán en gravilla para la elaboración de otros subproductos para la construcción”, indicó el director del Fonare, agregando que todos esos desperdicios de las obras y proyectos de infraestructura ya no serán parte del paisaje urbano de la capital.

 Destacó que una docena de proyectos se han planteado en Nicaragua para el procesamiento de desechos sólidos, pero hasta el momento estas dos propuestas son las más serias e interesadas en invertir.