•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un grupo de defensores del bienestar animal protestaron hoy en el centro de salud Doctor Róger Osorio, en Managua, para exigir la destitución de Mauricio Paguaga, un funcionario de epidemiología a quien señalan de facilitar un machete para que se decapitara a un perro.

El centro de salud está ubicado en Las Américas Dos, en Managua, y hasta allí llegaron los manifestantes, quienes no lograron entrar para entregar a la directora una copia de la Ley 747, que castiga el maltrato animal.

El perro, del que se dijo que tenía rabia, al parecer comía cuando supuestamente el menor -sin supervisión de adultos- llegó cerca, ocurriendo el incidente. Foto: Edwin Vega/ENDDe acuerdo con representantes de la Fundación Adán, que defiende los derechos de los animales, al perro le quitaron la vida cruelmente luego de que mordiera a un niño.

El perro, del que se dijo que tenía rabia, al parecer comía cuando supuestamente el menor -sin supervisión de adultos- llegó cerca, ocurriendo el incidente.

“El señor que ejecutó la muerte de ese animalito es un funcionario público y los funcionarios públicos están obligados al respeto de la ley. La ley debe de ser la base fundamental de nosotros los ciudadanos nicaragüenses, no podemos violentarla. Violentaron la vida de ese animalito”, expresó Kenia Morales, de la Fundación Adán.

Los protestantes no fueron recibidos en el centro de salud.

“Pedimos la destitución de ese hombre (Paguaga). No puede estar aquí. La ley no está reglamentada, pero está vigente”, manifestó Tania García, otra representante de la fundación.
Paguaga no se ha referido en público al caso.

Hasta ahora solo se le conoce por un video que circuló en redes sociales, en el cual se le ve respondiendo a un policía que se presentó al centro de salud tras la muerte del perro.

El caso ocurrió en el barrio Santa Elena, distrito VI de Managua, a inicios de esta semana, cuando un perro comía y luego mordió en la cara a un menor de edad.

Lo ocurrido provocó indignación por la forma cruel en que mataron al perro.