•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para el 2017, la municipalidad invirtió en drenaje aproximadamente C$111 millones para la ampliación de 2,367 metros de tuberías y revistió 1,132 metros de cauces, entre otras acciones para el mejoramiento del sistema de desagüe pluvial, aunque aún falta mucho para eliminar la vulnerabilidad que tiene la capital ante lluvias superiores a los 70 milímetros de precipitación. 

Entre los retos está la ampliación del volumen de la red pluvial que se construirá con la nueva pista Juan Pablo II y, a futuro, se espera que los proyectos de dos canales de trasvase en el centro de la capital y 8 nuevas micropresas resuelvan a largo plago plazo la vulnerabilidad.

Para este año, según los informes de gestión municipal, los trabajos principales estuvieron centrados en la continuación de proyectos importantes como la estabilización del cauce La Primavera y Domitila Lugo.

Las obras de mejora vial fueron acompañadas por la ampliación del drenaje de la zona. Entre estos, la construcción del Estadio Nacional de Beisbol Dennis Martínez obligó a construir un túnel de enormes proporciones, cuadruplicando la capacidad del sistema de drenaje, cuyas aguas vienen desde el barrio Hialeah, en la zona sur de la ciudad, y desembocan en la micropresa Los Gauchos. 

En el invierno del 2017, en mayo, septiembre y octubre, se registraron incidentes que sobrepasaron la capacidad del drenaje, inundando la parte central de la ciudad con el desbordamiento de la micropresa Los Gauchos, mientras que la de San Isidro de la Cruz Verde estuvo a punto de colapsar, tal como sucedió en 2016.

Otros trabajos que se realizaron son: la segunda etapa del parque Hugo Chávez, la ampliación de la pista Larreynaga, frente a Ciudad Belén, el inicio de los pasos a desnivel de Las Piedrecitas y 7 Sur. En el segundo semestre del 2018 iniciarán las obras para la ampliación de la pista Juan Pablo II, que al mismo tiempo tiene el componente de drenaje pluvial. Este último proyecto contempla la ampliación y recubrimiento del cauce Oriental.

Según explicaciones que ha brindado el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, el sistema de drenaje es obsoleto y algo en lo que se viene trabajando poco a poco por los altos costos de su construcción, señalando que solo en cuatro micropresas que aplacarían la caída de las aguas sobre la capital, requeriría una inversión de al menos C$200 millones.

Por otra parte, trabajan en el Plan de Escorrentías de Managua y los proyectos de canales de trasvase o túneles, el de Tiscapa, que van desde la micropresa Los Gauchos (que se diseña con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo) y el de Las Piedrecitas, hasta el lago Xolotlán. Estas obras, con consideraciones a largo plazo.

En 2017, la municipalidad invirtió en 2.3 kilómetros de tuberías pluviales, construyó 135 metros de caja túnel, revistió 1.1 kilómetros de cauce, instaló 106 metros de gaviones, 932 metros de vado y canaletas, además de las parrillas, tragantes, pozos de visita y tapas para los mismos.

Mantenimiento

En el caso de mantenimiento del sistema de drenaje, se limpiaron 77 kilómetros de cauce, revestidos y no revestidos, 7.8 kilómetros de tuberías, 5 mil tragantes y el desarenado de las 21 micropresas  existentes.

El ingeniero hidráulico y asesor independiente Alberto Miranda afirma que aún falta mucho por hacer y la ciudad, en dependencia del volumen pluvial, continuará siendo vulnerable. 

Te interesa: Un total de 409 proyectos ejecutará este año la Alcaldía de Managua

“Se desarrollan planes y vamos por buen camino, pero hay que tomar en cuenta que las soluciones no son mágicas. Incluso eso tiene que ver con el ordenamiento territorial en la microcuenca sur de la capital y la impermeabilización de la zona alta. De nada servirá toda la inversión millonaria mientras no se trabaje y estabilice primero esa parte de Managua, así mismo reducir los volúmenes de desperdicios sólidos que bajan con las escorrentías. Si no la vulnerabilidad seguirá siendo como un barril sin fondo para la comuna y los managuas”, alegó Miranda.