•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al exfiscal auxiliar de Puerto Cabezas José Antonio Díaz Balladares, la Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN)  todavía no le dicta la primera sentencia por un acto de corrupción  y ya  fue remitido a un segundo juicio por un hecho similar.

El escándalo de corrupción en el Ministerio Público comenzó cuando Mirna  Dumas Peralta denunció, en diciembre del 2016, que el entonces fiscal José Antonio Díaz le exigió el pago de cinco mil córdobas para formular una acusación por abigeato. 

El testigo víctima, quien declaró en el juicio, también afirmó que el exrepresentante del Ministerio Público, en diciembre del 2016, le demandó el pago de dos mil córdobas adicionales para hacer el intercambio de información y prueba.

El  intercambio de información y prueba es indispensable para que la autoridad judicial mande la causa a juicio porque con ese documento la Fiscalía propone las pruebas que tiene para demostrar en juicio la culpabilidad del acusado, según el Código Procesal Penal.

Pena máxima 

En la audiencia de debate de pena, la representación del Ministerio Público pidió que el exfiscal sea castigado con seis años de prisión por el delito de cohecho cometido por un funcionario público.

La Fiscalía está pidiendo igual cantidad de años (seis) por la estafa agravada, dos años por abuso de autoridad e igual condena por falsedad ideológica, para totalizar 16 años de prisión.

Mientras que la Defensoría Pública, que asumió la defensa del exfuncionario, solicitó las penas mínimas, que totalizan ocho años de encierro en la cárcel.

Segunda acusación 

En la misma Sala Penal del Tribunal de Apelaciones con sede en Bilwi, la Fiscalía presentó otra acusación contra su exfuncionario, porque presuntamente cobró a víctima y victimario en un hecho donde se cometieron los delitos de incendio y daño agravado.

“A la víctima le cobró para presentar la acusación y al acusado para no presentarla”, según el documento donde la Fiscalía le imputa a su exfuncionario los mismos delitos que en el primer caso.

Por este hecho de corrupción, los magistrados de la Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de la RACCN  ya aceptaron la acusación y remitieron la causa a juicio, pero sin establecer la fecha del mismo.

Cobraba el hijo

En los procesos judiciales contra el exfiscal José Antonio Díaz ha salido a relucir que él ocupaba a su hijo, de nombre Júrguen Díaz Ruiz, para cobrar a víctimas y acusados. A los primeros para acusar y a los segundos para no acusarlos.

“El hijo (del exfiscal)  se iba a las comunidades rurales a cobrar los fines de semana, a como lo hacen los corteros que pasan semanal pidiendo el abono a sus clientes”, manifestó una fuente que participó en las investigaciones.

Este es el primer caso de corrupción de un exfiscal que es procesado y condenado desde la fundación de esa institución hace más de 15 años.