•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un grupo inversionista nicaragüense inauguró ayer el primer edificio modelo de la “vivienda multifamiliar” en un residencial ubicado en las afueras de Managua.

El grupo nicaragüense Lacayo Fiallos presentó la primera muestra de “viviendas multifamiliares” en el residencial San Andrés, situado a 10 kilómetros al noroeste de Managua, que serán parte de la nueva oferta de urbanizaciones en Nicaragua.

El edificio que a diferencia de otros modelos que se ofrecen en los residenciales o urbanizaciones que constan de una sola vivienda, está compuesto de “cuatro viviendas” distribuidas en las dos plantas del inmueble, dijo a periodistas el gerente de desarrollo de la empresa constructora Ricardo Meléndez.

Cada una de las cuatro casas de este modelo cuenta con un espacio de 51 metros cuadrados, en los que hay dos habitaciones, una cocina, un baño y un pequeño patio, detalló Meléndez.

Con este proyecto habitacional se pretende construir seis edificios “multifamiliares” en residencial San Andrés, lo que se traduce en la edificación de 24 viviendas familiares, señaló el ejecutivo.

A futuro

Además, se prevé “replicar” este modelo de construcción en otras residenciales de Managua, “donde se podrían desarrollar edificios hasta de cuatro plantas”, indicó.

La idea de construir casas multifamiliares en Nicaragua empezó a finales del 2017, cuando una reforma a la Ley de Vivienda elevó el techo de las casas de interés social desde los 32,000 dólares hasta los 40,000 dólares si son para una familia, o hasta 50,000 dólares si son “multifamiliares”. Con esta reforma las viviendas de interés social gozarán de un subsidio del 2.5 por ciento a la tasa de interés, una tasa preferencial del 7.13 por ciento y exoneraciones de gastos registrales.

Este subsidio permite que las personas que adquieran una vivienda de este tipo tengan un ahorro de hasta 2,000 dólares en los desembolsos iniciales, y entre 50 y 70 dólares mensuales.

En 2017 la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur) vendió unas 5,000 viviendas, 200 más que en 2016.