•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los sismos registrados en Managua entre la noche del domingo y madrugada del lunes, de baja magnitud pero superficiales, podrían estar asociados a fallas locales dentro de la capital nicaragüense, explicó hoy a El Nuevo Diario el geofísico Claudio Romero.

“Son sismos que tienen que ver posiblemente con movimientos de fallas (locales), entonces cuando hay este tipo de fallas generalmente los sismos son superficiales y aunque sean pequeños de magnitud, al ser superficiales la energía liberada es mayor y la gente los percibe más, y suelen causar bastante daño, digamos, cuando tenemos un sismo de cierta magnitud”, explicó Romero.

El científico, quien también funge como director del Instituto de Geofísica y Geología (IGG-CIGEO) de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, agregó que ahora lo que se requiere es determinar cuál de todas las fallas de la capital podría ser la responsable de los sismos.

Al menos cinco sismos sufrió Managua en menos de 12 horas. Cortesía Ineter/END

“Se dice que podría ser la falla de Chico Pelón, la de Tiscapa, la de la Centroamérica, pero si tenemos unas buenas localizaciones de los sismos, perfectamente podemos crear un patrón y conocer cuál es la falla que se está moviendo”, señaló Romero.

De acuerdo con Romero, esos deben ser en estos momentos los estudios que debería realizar el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), y cuando esa información esté disponible es que el IGG-CIGEO podría proceder a saber “el tipo de suelo que existe en esa falla y también el tipo de movimiento que tiene esa falla, para estudiarla y ver qué tipo de fenómeno puede estar pasando”, dijo.

Finalmente, el científico recordó que Managua está asentada sobre una zona con alta sismicidad y que, por tal razón, se pueden presentar movimientos telúricos.

El experto reiteró que las personas deben guardar la calma en caso de continuar presentándose los sismos.

Los sismos de las últimas horas en Managua han tenido magnitud de entre 2.2 y 3 en la escala Richter, de acuerdo con los informes del Ineter.

En algunas zonas de Managua la población los sintió con intensidad, debido a que son superficiales.