•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La primera etapa para mejorar las condiciones del drenaje pluvial en el barrio Germán Pomares es uno de los proyectos que desarrollará este año la Alcaldía de Managua, con el cual se recubrirán 250 metros de canal.

El costo es de C$5.5 millones y el objetivo de la obra, según el Plan de Inversión Anual (PIA) de la municipalidad 2018, es mitigar las afectaciones de la escorrentía pluvial durante la temporada de invierno, en este populoso barrio del Distrito V, al extremo sur centro de la capital.

Los vecinos de la zona señalan que el cauce se desborda con las lluvias fuertes, arrastrando todo tipo de basura y algunos de los habitantes tienen que subir sus enseres domésticos en sillas y mesas para que no se les arruinen, antes de buscar refugio en otras casas.

Rosa Argentina López señala que incluso el puente vehicular queda sobrepasado por las aguas y los vehículos no pueden transitar, pero el mayor problema es para algunos vecinos ubicados a un lado del cauce ramal del camino viejo a Masaya.

Hace aproximadamente tres años, al menos cuarenta viviendas fueron removidas del lugar por el problema de las inundaciones. Las familias afectadas fueron llevadas a Ciudad Belén, en calidad de damnificados por las lluvias, sin embargo, aún hay una docena de casas en la parte norte del cauce que todavía son afectadas.

López dijo que no solo se trata de agua de lluvia, sino de las aguas negras que permanentemente cruzan por el canal.

La obra son 250 metros lineales de revestimiento del cauce en concreto hidráulico, desde el puente del barrio Germán Pomares, con el propósito de regular y controlar la escorrentía pluvial del área urbana de esa zona de la ciudad, a través de la conducción fluida para minimizar el riesgo por inundación o deslaves de taludes en las viviendas colindantes al tramo del canal, en temporada de lluvias intensas.

El documento oficial señala que los beneficiarios directos son 5,500 pobladores.

El habitante del sector Gerardo Canales comentó que al menos tiene 15 años de habitar el barrio y ya era tiempo que la municipalidad desarrollara un proyecto de este tipo, lo que ayudará a que las aguas no se estanquen y dejen de ser foco de contaminación.