•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por más de 20 años los habitantes de  los barrios Vista Xolotlán y Milagro de Dios, en el Distrito V de Managua, han convivido entre charcos y zancudos. Sin embargo, esto cambiará con el proyecto de instalación del alcantarillado sanitario y drenaje pluvial, presupuestado para este año.

Una de las 10 mil habitantes de Vista Xolotlán, Griselda Fernández, espera que al finalizar los trabajos presupuestados por la municipalidad haya un gran alivio para los pobladores del barrio, porque se lograrán eliminar los charcos malolientes, el lodo que provoca y los nidos de zancudos que aparecen ante la falta de drenaje.

“Desde siempre ha sido así. Acá las aguas de las casas, la gente la ponen sobre la calle, llega  a la esquina y se empoza. Eso es una cochinada, porque son de alcantarillado que van sobre la esquina de la calle de tierra. Ahí se hacen los grandes charcos, lodo y si uno va caminando a la orilla y pasa un vehículo sin cuidado, terminás pringado de lodo podrido”, expresó Fernández.

Por otra parte, Fernández dijo que cuando llueve viene toda la basura y las aguas sucias hacia las casas en el terreno más bajo.

En el Plan de Inversión Anual (PIA) 2018 de la Alcaldía de Managua está previsto desarrollar las obras de dos proyectos que, entre ambos, suman C$10.5 millones, con los que se instalarán 500 metros de tuberías.

El primer proyecto se desarrollará en el sector de la parada El Jobo hacia el sur. Que a un costo de C$4 millones se instalará 200 metros lineales de tuberías de la red de alcantarillado sanitario y de drenaje pluvial.

El segundo proyecto consta de 300 metros lineales de tuberías, a un costo de C$6.5 millones, ubicado de la llamada Casa de Zinc 3 cuadras al norte, 1 cuadra al oeste y luego hacia el norte hasta llegar a la calle de concreto del Distrito VII.

La justificación del presupuesto dicta que el trabajo se hará para mitigar las afectaciones de insalubridad y a causa de la escorrentía pluvial durante el tiempo de invierno.

“Se propone la construcción de la red de alcantarillado sanitario en los barrios Vista Xolotlán, que se hará en coordinación con la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal). A fin de minimizar el riesgo por contagio de enfermedades virales y sanear el medio ambiente de las bacterias infecciosas generadas por las aguas servidas que fluyen sobre las vías de acceso en estado natural.

Por otra parte, se pretende mejorar la conducción de las escorrentías pluviales en temporada de lluvia, minimizando el riesgo de inundación al desbordarse las aguas sobre la vía de acceso a los barrios.

Juan Carlos Palacios Blandón, con veinte años viviendo en el barrio Milagro de Dios, comentó que desde hace años esperan que se haga algo así, para poder tener tranquilidad y se les facilite la vida.

“Acá hay gente que solo saca el agua a la calle utilizando un tubo y se va hasta la vía principal; en mi caso yo riego y la tierra la consume, pero no es saludable convivir con esa agua sucia en la calle”, señaló Palacios.

Indicó que Vista Xolotlán solo tiene una calle recubierta y algunos tienen alcantarillado, pero por la urbanización que está en el interior, aunque los andenes internos del barrio no lo tienen.

El habitante del Milagro de Dios, Filadelfo Morales, dijo que ha sido una lucha de años para que la municipalidad haga  un proyecto de este tipo. Esta comunidad fue fundada como asentamiento espontáneo en 1996 y actualmente ya se le nombra como barrio, porque ha crecido tanto que fue dividido en tres etapas: la central que conserva el nombre original, y otras dos denominadas Domingo Matus y Domingo Matus II. A la par está el Vista Xolotlán.

“Lo que pasa es que antes estábamos como asentamientos y primero fue necesario organizarnos para que fuéramos aceptados como barrios. Solo así nos pusieron la tubería para el agua potable, y después la energía eléctrica, pero hasta ahora que aseguran que van a meter la tubería para las aguas negras. Sería bueno que también piensen en adoquinar la calle para que se acabe el polvo en verano y el lodo en invierno”, indicó Morales.

Según el PIA, los beneficiarios directos de los proyectos son para 1,332 familias del Distrito V y VII, e indirectamente se beneficiará a 231 mil pobladores.