•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El viento sopla fuertemente sobre el campo baldío frente al barrio Rubén Darío, levantando una nube de polvo que llega hasta las casas, entre estas la de Alberto de Jesús López Espinoza. Recientemente trataba de hacer una sopa en una fogón en la entrada de su vivienda.

“Esto pasa siempre. Cae el verano y por lo menos una cuadra de casas sufre por toda la tierra que nos cae. En esta temporada es que padecemos de enfermedades respiratorias y problemas estomacales, porque todo aquí queda pura tierra”, señala López.

Explicó que el problema no es solo el campo del bulevar que está al frente, sino los vehículos y camiones, entre estos los de servicio de limpieza de la Alcaldía de Managua, que día a día remueven el polvo fino.

“Esa es un área verde, no es un paso para vehículos, pero se usa como tal. Afecta a más de una docena de familias que por meses, hasta la llegada del invierno, sufrimos este problema”, dijo López.

La vecina María Auxiliadora Hernández señaló que es necesario que la municipalidad haga algo, pero también que eduque a su departamento de limpieza, que tapen los camiones que van sobrecargados de desperdicios, porque van regando la basura recolectada en el mercado Oriental.  

Kenneth Martínez dijo que la Alcaldía debería hacer un parque, o cerrar la zona y sembrar árboles para que aplaque el viento y la tierra que trae. Señaló que otra opción es que por lo menos rieguen todos los días.

La concejal y jefa de bancada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Ileana García, dijo que intercederá con la dirección municipal para que se incluya un proyecto para mejorar la vida de las personas del barrio Rubén Darío, ya que esto les está afectando de diversas formas.