•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pocas unidades de transporte urbano colectivo circulan por las noches en la capital, falta patrullaje policial y las paradas de buses se han convertido en pequeñas tiendas de comercio. Estos fueron algunos de los señalamientos que expusieron unos 150 estudiantes de las universidades de Managua a representantes del Instituto Nacional de Defensa de los Consumidores (Indec), tras un recorrido nocturno que realizaron esta semana para estudiar nuevamente la situación del transporte. 

De enero a octubre del año pasado, el Indec recibió 325 denuncias por falta de transporte nocturno, mientras que en noviembre y diciembre no se reportaron más denuncias. Sin embargo, en lo que va del 2018 se han registrado 35.

“Durante el recorrido los estudiantes nos planteaban que muchas veces perdían una hora de clase porque no se podían arriesgar a esperar la unidad de transporte, porque hay días que circulan y otros no. Otros manifestaron sentirse desprotegidos con el tema de la seguridad por la falta de presencia policial en las paradas y muchos coincidieron que ya no pueden utilizar las estaciones de buses porque algunos comerciantes las han convertido en pequeños mercaditos”, explicó Marvin Pomares, director ejecutivo del Indec. 

El recorrido nocturno se realizó con el objetivo de verificar las quejas que han interpuesto nuevamente la comunidad universitaria, en donde los más afectados son estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), Universidad Centroamericana (UCA) y de la Universidad de Managua (UdeM). 

“Esto indica que las cooperativas de transporte están incumpliendo otra vez. Los más afectados son los universitarios, pero hay una cierta parte de la población que trabaja de noche y está siendo afectada por el transporte. El Instituto Regulador de Transporte del Municipio de Managua debe de controlar está situación porque ellos son el ente regulador. Después de estos resultados estamos solicitando una reunión con Amaru Ramírez director de Irtramma para darle una solución a las inquietudes de los afectados”, dijo Pomares. 

El director ejecutivo del Indec considera que la Alcaldía de Managua debería también regular la situación con los comerciantes de las paradas de buses, ya que es peligroso que los usuarios esperen en la bahía por la falta de espacio en las paradas. 

Unidades no cubren la demanda

En la ciudad, al menos unos 800 mil usuarios se movilizan a diario en las unidades de  Transporte Urbano Colectivo (TUC), este servicio cuenta con 835 unidades, divididas en 35 rutas, pero no todas las unidades circulan por las universidades donde se han visto afectados algunos estudiantes por la falta de transporte.

“Otro factor que influye para que no haya transporte nocturno es la falta de unidades. Al menos unas 1,200 deberían de recorrer en Managua porque de las 835 que andan trabajando, unas 150 están en mal estado, o sea no están funcionando y la reparación en el taller dilata una semana, 15 días, hasta un mes, dependiendo del daño del bus, eso afecta el servicio”, señala Pomares.

En marzo del año pasado el Gobierno anunció que el servicio de transporte colectivo nocturno estaría compuesto por 52 unidades de 17 rutas que beneficiarían principalmente a 11 universidades cuyo límite de llegada a su terminal sería a las 10 de la noche, sin embargo, los universitarios han vuelto a quejarse.

“Durante el recorrido los estudiantes afirmaron que se está incumpliendo con este acuerdo. El problema es que los conductores salen de una terminal a las 7:00 p.m. y llegan a la otra a las 8:00 p.m. y no vuelven a salir y como no se ha vuelto a tocar el tema, ellos siguen incumpliendo. Por lo menos las rutas que pasan por las universidades deberían de salir de una terminal a las 9:00 p.m. y guardar a las 10 p.m.”, añadió el director ejecutivo del Indec.