•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El hidrogeólogo Carlos Valle, quien ha participado en la elaboración de varios estudios sobre los acuíferos de Managua, aseguró que es posible que la capital necesite abastecerse del lago Cocibolca dentro de 30 años. 

Indicó que para el 2005, los capitalinos se abastecían de 120 pozos, incluyendo la laguna de Asososca. La demanda de agua por el crecimiento de la población ha provocado la sobreexplotación de las fuentes subterráneas en la capital. 

En el año 2000 había indicios de sobreexplotación de las aguas subterráneas.  Archivo/END

Valle participó ayer en un conversatorio en conmemoración al Día Mundial del Agua organizado por la Plataforma Nacional por el Agua y la Vida. En esta actividad mencionó que es posible que en algunas zonas haya un desbalance negativo en la extracción y recarga de los acuíferos, principalmente en la zona central de la capital donde existe más demanda de agua. 

El experto afirmó que Managua tiene tres puntos principales de abastecimiento que sonla laguna de Asososca, el campo de pozos Las Mercedes y Carlos Fonseca Amador y el campo de pozos de Managua 1 y Managua 2 y algunos dispersos dentro de la ciudad. 

No precisa la cantidad de agua que abastece para la ciudad, pero está seguro de que todavía hay disponibilidad de este recurso. Añadió que en el área de Tisma y Tipitapa hay depósitos de agua para atender otros años más a la ciudad, luego de eso la única alternativa será el lago Cocibolca o de Nicaragua. 

Aseguró que es posible que quede agua para unos 30 años en las fuentes subterráneas, ya con la explotación de los depósitos de Tipitapa y Tisma.   

“Todavía en el año 1972 la única fuente de abastecimiento de agua que había era Asososca, si por desgracia hubiera colapsado con el terremoto de ese año, hubiera sido un problema difícil de resolver. No obstante, fue una señal de que se debían buscar nuevas fuentes. En el año 76 se empieza a explotar el campo de Pozos Las Mercedes”, recordó Valle.

“Luego, la población crece y en los 90 entran a funcionar los pozos de Managua 1 y cinco años después entró Managua 2. Es posible que dentro de poco tiempo se empiece a utilizar el agua de los depósitos de Tipitapa y Tisma”, declaró el experto. 

Managua tiene tres puntos principales de abastecimiento que sonla laguna de Asososca. Archivo/END

Aumentar la recarga

Por su parte, el arquitecto Ronald Abaunza, quien también participó en el conversatorio, manifestó que en la capital debe apostarse a las construcciones que permitan la filtración del agua. De igual forma, explicó que cada casa tiene la posibilidad de filtrar agua. 

“Una casa de 120 metros cuadrados, de tamaño mediana, puede infiltrar 80,000 litros de agua de lluvia y que se utiliza en el hogar”, dijo. A criterio de Abaunza, el agua no es infiltrada correctamente y cada quien podría hacerlo usando zanjas de infiltración. Explicó que dicha acción ayudaría a no sobrecargar el sistema de agua pluvial de la ciudad cuando llueve.  

El hidrogeólogo Carlos Valle aseguró que se debe aumentar la recarga de los acuíferos con obras artificiales como la construcción de minipresas a lo largo de todos los cauces y trabajar más en la reforestación. 

“Es necesario vigilar todo el tiempo el nivel de los pozos,  por lo menos una vez al mes y graficar esos datos para ver el comportamiento. También hay que llevar un control de la lluvia y de las extracciones y hacer el balance de entrada y salida”, precisó.  

La laguna de Asososca abastece la parte baja de la ciudad y toda la zona sobre la carretera Sur, el campo de pozos Las Mercedes y Managua 2 provee a  la parte oriental de la ciudad y Managua 1 la parte central, detalló el experto.  

Casi un 95% de los sistemas de suministro de agua potable se abastecen de aguas subterráneas, según ese estudio de Mapificación Hidrogeológica e Hidrogeoquímica de la Región Central de Nicaragua

Dicho estudio, elaborado por el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) en cooperación del Cosude, evalúa al país como uno de los que más utiliza aguas subterráneas en Centroamérica. 

En el año 2000 había indicios de sobreexplotación de las aguas subterráneas. 

De acuerdo con el estudio “Diagnóstico del agua en las Américas”, el mayor potencial de agua superficial para agua de consumo en Nicaragua está concentrado en el lago Cocibolca, que tiene un área de 8,264 kilómetros cuadrados y un volumen promedio de descarga hacia el río San Juan de 12,614.4 millones de metros cúbicos de agua por año.