•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De continuar el crecimiento descontrolado de la ciudad y el aumento del parque vehicular, en los próximos 23 años la movilidad promedio en automóvil será de 1.5 kilómetros por hora en las principales carreteras de Managua.

El señalamiento fue planteado por el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, en su presentación de la planificación de la capital del futuro, durante la sesión 2 del Concejo municipal, de cara a la próxima presentación de normas y reglamentos que serán puestos en agenda para su aprobación.

Según el funcionario público, los reglamentos y normas en la Managua de hoy son obsoletos dadas las actuales condiciones, que empeorarán el problema de circular en vehículo en Managua, si no se hacen los cambios necesarios en normativas e infraestructura para evitar el colapso de la ciudad.

“En el esquema de intervención (el crecimiento de la ciudad) llegaría a las 20,200 hectáreas de mancha urbana, haciendo inviable a la ciudad que tendría un 30 por ciento más de habitantes. ¿Qué pasa cuando una ciudad crece como lo ha hecho Managua a lo largo de los últimos 40 años? Pues se hace más caro, porque para movilizarnos tenemos que construir más carreteras, más calles y andenes (entre otras cosas)”, dijo Moreno.

Indicó que la capital necesita un esfuerzo importante de densificación, lo que permitirá menos tiempo para movilizarse de un lado a otro, utilizando de manera más eficiente los suelos, pero también se necesita la transformación y adaptación de las carreteras, ya que tomando en cuenta la tendencia actual el parque vehicular incrementará.

El funcionario señaló que la densidad del tráfico influye de forma directa en la calidad de la circulación, ya que al aumentar la densidad resulta más difícil mantener la velocidad  que  el  conductor desea, y este se ve obligado a realizar un mayor número de maniobras (cambios de carril, aceleraciones, frenados), originando una conducción incómoda.

Para estudiar el tráfico capitalino emplearon una serie de magnitudes que recopilaron los aspectos más importantes  del mismo. Entre  ellas la  intensidad, la  densidad, la velocidad media, la separación entre vehículos sucesivos, el tiempo de recorrido, entre otras que tienen correlación y que permiten obtener el valor de la capacidad.

Según los estudios realizados por especialistas japoneses, como parte de la Cooperación Internacional del Japón para el Plan Maestro de Desarrollo Urbano de Managua, el nivel de ocupación de vías en estos momentos es del 0.55 (movilidad aceptable) por ciento, sin embargo la proyección es que casi se triplicará en las próximas dos décadas. 

“Uno de los elementos es conocer cómo nos movilizamos de un punto a otro y la movilidad en la ciudad es uno de los grandes temas que debemos atender. Nos movemos de los niveles aceptables de 0.55 y vamos hacia vías atascadas (al incrementar la densidad vehicular)”, dijo Moreno, explicando que de continuar la actual tendencia, en el año 2040 tendremos niveles de ocupación de 1.4, o sea inmovilidad total. 

El funcionario identificó que los semáforos del Jonathan González, en determinados momentos ya es imposible moverse. Otros lugares que han crecido en densidad vehicular son Carretera a Masaya, pista Suburbana, la Juan Pablo II, pista Benjamín Zeledón y Carretera Norte.

Como parte de los planes de respuesta, Moreno planteó el fortalecimiento de la conectividad vial, por lo que se necesita construir más vías. Identificó que Managua tiene un movimiento de este a oeste, pero está partida por el drenaje pluvial que va de este a oeste.

“Tenemos muy pocas vías de norte a sur, ya que por años era muy costoso hacer puentes sobre cauces y no se invirtió en conectividad, por tanto las vías se saturan todo el tiempo. Necesitamos habilitar nuevas vías y de hecho, construir nuevos puentes para atravesar los 17 cauces principales que parten a la ciudad”, argumentó Moreno.

Otra de las propuestas es el incremento de la capacidad vial, ya que las vías existentes fueron hechas para una ciudad más pequeña que la actual Managua y los volúmenes actuales del tráfico las han excedido; por lo que se necesitan carreteras desde cuatro hasta diez carriles.

Los principales puntos de mayor problema y que serán intervenidos son la pista Benjamín Zeledón, La Solidaridad, la Juan Pablo II, Carretera a Masaya y la Suburbana. 

Asimismo determinó mejorar la gestión de tráfico. Hoy tenemos en la capital 150 intersecciones semaforizadas, y hacerlo de manera más eficiente es una necesidad para permitir gestionar mejor el tráfico sobre la misma. Uno de los proyectos que se vienen desarrollando es la red de semáforos inteligentes, que según el secretario general de la municipalidad, serán eficientes cuando trabajen en combinación con la finalización de ampliación de vías.

Parte de la gestión de tráfico también es mejorar las intersecciones con rotondas y pasos a desnivel. Uno de los grandes proyectos es la ampliación de la pista Juan Pablo II que incluirá cinco pasos a desnivel. A su vez este proyecto mejorará la movilidad en tres de las carreteras más importantes, como son la carretera nueva a León con la carretera vieja a León y la pista Juan Pablo II.

Otro de los elementos que darían una respuesta es la propuesta de pista de circunvalación, que será construida en los próximos años. Con esta se comunicará la carretera Sur con la Carretera a Masaya y esta misma con la pista alterna se comunicará con Carretera Norte, haciendo un anillo vial eficiente.

“Hay cosas que ya estamos haciendo, otras que están planificadas, pero también hay consideraciones para repensar las acciones a largo plazo. En cada una de las áreas se necesitan intervenciones directas para que la respuesta sea efectiva”, dijo Moreno.