•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En 2017 la municipalidad sacó de las calles capitalinas 11.6 por ciento más de desperdicios que en 2015, lo que representa un incremento de 49,406 toneladas de desechos provenientes de áreas residenciales, empresas, botaderos y hospitales, los que necesitarán una disposición adecuada para no afectar al medio ambiente.

Los informes anuales de la gestión municipal de 2015 sobre la recolección de la dirección de limpieza municipal dicen que se acumularon 424,871 toneladas. Para el 2016 esta cifra se elevó a 450,510 y el año pasado llegó a las 474,277 toneladas,  a un costo de C$130.1 millones en 2017.

Según el especialista en medio ambiente y director del Foro Nacional de Reciclaje (Fonare), Kamilo Lara, este incremento tiene tres implicancias.

“En primer lugar es evidente el crecimiento poblacional. Por otra parte con la reciente obtención de equipos hay mayor capacidad de recolección de la basura, así también esto demuestra el movimiento de la economía que produce más basura cuando hay mayor consumo de productos”, argumentó el ambientalista.

Según la municipalidad, la ciudad de Managua alberga a 1.5 millones de ciudadanos, sin embargo esta cantidad aumenta por las personas que ingresan diariamente a la capital para hacer diversos tipos de gestiones.

El informe de gestión de la Alcaldía de Managua 2017 revela que la recolección domiciliar evacuó 230,812 toneladas. De las estaciones de transferencia fueron 87,077 toneladas y las restantes 156,388 toneladas provienen de cauces, empresas y botaderos espontáneos. Entre los distritos que producen más desperdicios sólidos están el I y el II.

Si bien está claro el incremento de acuerdo con las cifras oficiales de la Dirección de Limpieza de la Alcaldía de Managua, explicó que la basura puede tener comportamientos particulares según el día y la temporada, aunque en promedio los datos oficiales determinan que la mayor parte de la recolección se obtiene lunes y martes.

“Por ejemplo, las cifras de recolección en Semana Santa. El promedio de recolección en Managua es de aproximadamente 1,100 a 1,200 toneladas diarias, tal como ocurrió el lunes, pero el jueves la cifra bajó a 800. Sin embargo entre el viernes y el sábado pasó a 350 y 400 toneladas al día en la capital. Es de entender que esto se trasladó a los centros de recreación. Recordemos que después de la jornada de limpieza de las organizaciones ambientales y la municipalidad, se lograron acumular 10,516 metros cúbicos de basura en las playas a nivel nacional, aunque no se puede descartar que una parte fue a parar a los cuerpos de agua”, alegó Lara, indicando que en la Asamblea Nacional se impulsa la Ley General de Gestión de Residuos Sólidos.

Este instrumento vendría a regular todo lo que son desechos sólidos y para esto contendrá tres elementos: gestión técnica de los residuos, en segundo lugar las responsabilidades y multas, para finalmente ver el tema de educación, de cara a cambiar la cultura negativa de lanzar los desperdicios en cualquier lado. 

En el Poder Legislativo la ley fue aprobada en lo general y está en estudio en lo específico, pero para esto todas las municipalidades a nivel nacional deberán adecuarse y tener las condiciones que estén acorde a la ley. 

La jefa de bancada del Partido Liberal Constitucionalista en el Concejo Municipal, Ileana García, comentó que en el plan de modernización urbana está incluido el complemento de la disposición adecuada de la basura, y destacó que la educación es uno de los elementos más importantes.

“La gente no entiende. Recién se limpia y quienes viven alrededor vuelven a ensuciar. Por eso es prioritaria la educación para cambiar esa actitud que es dañina. Tomemos en cuenta que la basura produce enfermedades, pero también durante el invierno obstruye los canales de cauces y esto termina en inundaciones. La gente debe tomar conciencia del daño que se autoinfringe. Reducir riesgos representa costos para la Alcaldía, por eso también se debe insistir en la aplicación de sanciones a la gente que no entienda”, alegó García.

La funcionaria indicó que esperan el informe del secretario general de la municipalidad capitalina sobre el trabajo realizado en el Plan Invierno, dado que pronto vendrán las primeras precipitaciones de la temporada lluviosa y hay que estar preparados, por lo que consideró necesario que se limpien todos los cauces y no solo los principales.

Entre las iniciativas que deberán tomarse en cuenta están elevar la capacidad de recolección con más personal y equipo técnico, crear las condiciones para el tratamiento adecuado en un relleno sanitario, pero también disponer de suficientes inspectores para hacer cumplir la ley.

El director de Fonare señaló que algunas municipalidades ya han tomado iniciativas, tal como sucede en Corn Island, donde están prohibidas las bolsas plásticas. En el caso de la capital, hay un relleno sanitario, al igual que Ciudad Sandino, y gracias a los recolectores de material reciclable se ha reducido y se aprovecha parte de la cantidad de desperdicios producidos por los managuas.