•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pobladores de Valle Gothel en el extremo sureste de la ciudad y conductores que viven en el sector, piden a la Alcaldía de Managua que se construya un puente vehicular en la salida del camino a Las Jagüitas que conecta con la vía a Veracruz, ya que el paso del cauce natural es un verdadero peligro en invierno.

Los vecinos de la zona explican que a menos de una cuadra (exactamente 85 metros) del tope este del Camino a Las Jagüitas, el paso es atravesado por un cauce, que durante la temporada lluviosa cubre la carretera.

Karen Álvarez, quien habita en la salida del camino a Las Jagüitas, señaló que hace aproximadamente un año la fuerte corriente arrastró un carro que trató de cruzar.

“Llevaba al conductor y dos niños dentro y entre los vecinos pudimos rescatarlos. Ese punto es peligroso y sería bueno que hagan un puente para los vehículos”, dijo Álvarez.

 “Entre todos ahí ayudamos al conductor del camión. También el agua tumbó el anterior puente peatonal y este es más o menos nuevo”, dijo Gutiérrez.

Por este cauce bajan las aguas desde Ticuantepe y carretera a Masaya. El canal natural es una especie de calle erosionada al nivel de la carretera, sin embargo después de pasar por la vía del camino a Las Jagüitas, el cauce se profundiza hasta aproximadamente los tres metros, donde más de un vehículo ha sido arrastrado por imprudencia del conductor.

Por su parte Nasser Gutiérrez, también habitante del sector, dijo que el paso del agua es tan fuerte que incluso estuvo a punto de llevarse a un camión de volquete, porque se le apagó el motor en medio del paso. 

El ingeniero vial Armando Izabá señaló que la rehabilitación de la vía a Veracruz y el Camino a Las Jagüitas fue un proyecto desarrollado a mitad de 2016. Después de las fuertes lluvias de ese año que destruyeron vías, la municipalidad reforzó las paredes del cauce para que no siguiera carcomiendo las orillas de tierra de las propiedades colindantes instalando gaviones, así mismo pavimentó la calle y se instaló un puente peatonal metálico que eleva el paso a cuatro metros.

“Invirtieron en esa vía porque con esto se conectaba a carretera a Masaya a través de la vía de Veracruz y a su vez con el camino de Las Jagüitas que pasa por el cruce de Las Enramadas, donde se construyó la vía alterna de carretera a Masaya que hacia el oeste se conecta con Las Jagüitas, y al sur con Sabana Grande y la ampliación de pista Larreynaga. Estas son vías alternas para el desplazamiento vehicular de salida o entrada a los distritos V, VI y VII de la capital”, señaló el ingeniero Izabá.

El especialista en ingeniería vial también destacó que sabiendo el problema que ocurría en este punto, por lógica debían invertir en un puente vehicular, para no afectar la fluidez del tráfico por esa carretera.

“Cuando esta vía se ve interrumpida, el tráfico con dirección a la capital tiene que dar la gran vuelta, buscando la rotonda de Ticuantepe y seguir por la carretera a Masaya; esto suma más volumen a la ya atestada carretera y es un problema”, alegó Izabá.

Martha Durán Urbina, quien habita a escasos 60 metros del cauce señala que durante el verano no existe ningún problema, pero cuando llueve el agua corta el camino; cuando la precipitación es muy copiosa, el nivel del agua puede llegar hasta encharcar la entrada de su vivienda, que tiene una elevación de casi dos metros en comparación con la carretera.

Rosa Argentina Álvarez dijo que cuando repararon la calle se pidió que se hiciera un puente, “pero nada. Y es un peligro incluso por los niños de la escuelita. Cuando la lluvia es muy fuerte aquí pierden clases porque las suspenden. Hay muchos niños que vienen del otro lado, y como a veces se inunda todo, prefieren no arriesgar a los muchachitos, alegó Álvarez.

El conductor de mototaxi, Gerardo Rocha, con nueve años de experiencia, dijo que cuando el cauce se llena es una locura intentar cruzarlo, y menos con su vehículo que no pesa mucho. “La corriente es realmente fuerte a tal medida que los vehículos pesados dan la vuelta. Acá hay muchas empresas que utilizan rastras con cargamentos muy pesado, te digo que ni ellos se atreven a intentar pasar cuando el cauce está lleno”, aseguró Rocha.