•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un total de 16,671 estudiantes de la Universidad Autónoma de Nicaragua, Managua (UNAN-Managua) reprobaron al menos una materia en el segundo semestre del año 2017, reflejando una baja en el rendimiento académico, respecto al 2016, indica un informe de esta institución de estudios superiores. 

Ese número equivale al 49% de quienes se presentaron a cursar el segundo semestre del año pasado, que en total fueron 34,272 alumnos. 

“Entendemos que el Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación (CNEA) y el Consejo Nacional de Universidades  (CNU) exigió que todos los modelos educativos cambiarán, entonces, este problema no estaría solo en la UNAN- Managua”, sostuvo Leonardo González Estrada, docente del departamento de Construcción de la Facultad de Ciencias e Ingenierías, al explicar lo que podría estar afectando el desempeño de los estudiantes.

EL CNU es integrado por 10 universidades. La UNAN-Managua es la más grande y su matrícula de primer ingreso supera a la que juntas registran, por ejemplo, la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y la Universidad Nacional Agraria (UNA).  

En 2017, la UNAN abrió 8,510 cupos de primer ingreso y en 2018 subió a 9,000. ​

“La tendencia muestra una baja en el rendimiento académico general del 2017, respecto a 2016, hasta en 2.75%”, cita el informe de la UNAN-Managua. 

El número de aplazados en el segundo semestre del año pasado se desglosa así: 9,635 reprobaron una clase, 3,165 con dos materias reprobadas y 3,871  que marcaron números rojos en tres o más asignaturas. 

Son números superiores a los de 2016, cuando 14,849 alumnos reprobaron al menos una clase en el segundo semestre.

Esto “es un cambio ligero de resultados de un año con otro, la preocupación mayor es cuando en un cohorte  (cinco años) se observa una tendencia marcada. En este caso la baja en el rendimiento académico es normal porque hubo cambios curriculares y en el sistema de evaluación”, sostuvo Hugo Gutiérrez, vicerrector de docencia de la UNAN- Managua.  

“Pero tomamos medidas para que ese rendimiento no sea una tendencia y en este caso las comisiones de carreras deben reajustar sus planes”, agregó. 

En el 2017 se cambió el sistema de evaluación, de 10 pruebas como promedio en el semestre se pasó a realizar tres o cuatro más un examen parcial, que ahora se programa más cerca a la fecha de conclusión del semestre, explicó Gutiérrez.​

Además, los alumnos de primer ingreso tuvieron cambios académicos. “En el 2016 los estudiantes comenzaron desde el primer año a recibir clases de la especialidad (a la que aplicaron), cuando anteriormente el primer año era de asignaturas generales, un año común para nivelar vulnerabilidades en la formación lógica, de lenguaje y matemática básica”, señaló por su parte el profesor González Estrada. 

“Probablemente esto impactó en el rendimiento académico”, valoró González. 

Problemas para adaptarse

Ramiro Díaz, dirigente estudiantil en la UNAN-Managua y estudiante de quinto año de Ingeniería Civil, sostuvo que “la dificultad con el rendimiento académico podría ser por la falta de adaptación de los estudiantes, porque hubo un cambio en el sistema de evaluación, pero nos preocupa tanto porque es el resultado de un año para otro”.

“Ahora en cada prueba se abarcan más y quizás esto influyó”, señaló Díaz.  

“La  mayor afectación podría estar en  quienes cursan los primeros años, porque ellos vienen de un sistema de evaluación de la secundaria y cuando entran en la universidad ven algo distinto”, reiteró. 

Quienes han dejado dos o tres clases, unos muestran interés en aprender, otros parecen esclavos de la tecnología y solo viven con el teléfono, casi no prestan atención a los apoyos”. Cristhel Navarro, estudiante

Al respecto, González Estrada destacó  que en la universidad el estudiante requiere “una gran autonomía para su formación. El reto para el estudiante es construir su conocimiento, participar en el establecimiento de estrategias para superar las dificultades”,dijo el docente. 

“En el nuevo modelo de enseñanza en la universidad el protagonista es el estudiante, ya no se centra en el docente como era antes,  por la revolución digital y tecnológica, donde se descentralizan las bases del conocimiento y de información, y la base de datos”, explicó. 

“Los estudiantes traen dos modelos previos de educación (primaria y secundaria) que define su comportamiento y en estos niveles se debe superar el paradigma en el que el estudiante es receptor, subordinado a la autoridad del docente”, comentó  González Estrada.  

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus