•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Unos 48 profesionales médicos del sistema público y de seguridad social del país se reunieron ayer en Managua para participar en el congreso Cirugía segura, salva vidas, cuyo objetivo principal es capacitar al personal para evitar complicaciones que pueden derivarse de las operaciones. 

Algunas de estas complicaciones pueden ser evitadas, como cuando operan la mano o pie que no corresponde, o los casos en los que olvidan algún instrumento quirúrgico dentro del paciente. 

Aunque estas no son comunes en el país, es necesario que la comunidad médica se capacite para evitarlas al mayor grado posible, declaró ayer el doctor y coronel Marco Salas Cruz, director del Hospital Militar Alejandro Dávila Bolaños, donde se practican aproximadamene 1,000 cirugías cada mes.

“Aquí estamos con el personal del Hospital Militar junto a los del Ministerio de Salud (Minsa) compartiendo e intercambiando experiencias, porque el objetivo final de este curso es minimizar los problemas alrededor del paciente, fortaleciendo el trabajo en equipo y cumpliendo con normas y estándares internacionales”, señaló Salas. 

En este hospital, que atiende a pacientes del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), las intervenciones más comunes son las de ortopedia y traumatología, las cirugías generales, ginecológicas y oncológicas, añadió el coronel y doctor Salas.

Reducir los riesgos 

Por su parte, el cirujano pediatra Alfredo Valle, representante del Minsa, explicó que los riesgos en las cirugías de niños son evitables y con la implementación de los protocolos necesarios se pudieran reducir las complicaciones de un 30% a menos de un 10%. 

Entre los riesgos prevenibles en cirugías de menores de edad está el que no se administre el medicamento correcto y en la dosis que necesita cada paciente, que aunque no es común, debe de ser retomado por los sistemas sanitarios, indicó el cirujano pediatra. 

Valle sostuvo que en el Hospital Manuel Jesús Rivera “La Mascota” se realizan entre 400 y 500 cirugías al mes, entre cardiovasculares torácicas y del sistema colorrectal. 

“Nos va a permitir mejorar los resultados en las cirugías, que al final, va a dar una mejor calidad de atención a nuestros pacientes. El protocolo de cirugía segura vendría a beneficiar en gran manera a aplicarla a nuestros pacientes, porque reduciría las complicaciones y efectos adversos que pudieran ocurrir”, subrayó Valle. 

Mejorar atención a pacientes

La doctora y capitana Sidley Hurtado, jefa del área de Ortopedia y Traumatología del Hospital Militar, precisó que en esta unidad es necesario tomar medidas de reforzamiento para asegurar la calidad de atención. 

“En nuestro tiempo los numerosos procedimientos conllevan a la fatiga y al apresuramiento, en el caso de traumatología el hecho de que haya una rodilla o mano izquierda y derecha, nos obliga a afinar detalles para que nuestro actuar con el paciente siempre sea el más seguro”, dijo.

Temas clave 

Durante la capacitación, se abordaron temas referidos a prácticas adecuadas de seguridad de anestesia, infecciones quirúrgicas evitables y la mejora en la comunicación de los miembros de los equipos médicos, informaron las autoridades del Hospital Militar.

También se contó con la participación del doctor Enrique Mora, coordinador de la iniciativa Cirugía Segura, del Programa Nacional de Calidad y Seguridad del Paciente, de la Caja Costarricense del Seguro Social, quien compartió la experiencia del país en cuanto a la implementación de medidas de seguridad en las operaciones