•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si bien el servicio de transporte urbano colectivo de la capital inició en labores normales la mañana de este miércoles, fuentes ligadas al sector confirmaron que debido a la quema de dos unidades, el pasado lunes, algunas cooperativas decidieron reducir la frecuencia y horario, pese a que en una reunión se les orientó operar de manera normal. 

Esta situación fue resentida por la población la noche del martes y en el transcurso del día de ayer, decenas de ciudadanos se aglomeraron en las paradas de buses, desesperados por trasladarse a sus destinos.

“Piden que trabajemos normal,  pero es mentira, seamos claros: hay temor por la seguridad de los socios y las unidades, porque nadie responde si te la dañan o te matan. En nuestra cooperativa no vamos a exponer la vida de nadie”, expresó un transportista que pidió no ser identificado.  

El Nuevo Diario intentó contactar al presidente de Unión Regional de Cooperativas de Transporte Colectivo (Urecootraco), Danilo Sánchez, pero se nos informó que se encontraba en una reunión de cooperativas y no podía atender, posteriormente se le llamó y la línea había sido desconectada.

“No sabemos cómo será en los próximos días, pero en estos días dejaremos de circular desde temprano, tal como otras cooperativas ya lo están haciendo. El lunes la mayoría de las cooperativas redujeron la cantidad de buses en las calles y otros ni siquiera circularon. Sé que la gente se disgusta con nosotros, pero tienen que comprendernos. Los buses son nuestro machete de trabajo”, alegó otro transportista.

Camilo Orellana, quien esperaba la ruta 114 en el sector de carretera Norte, dijo que por la mañana circularon buses, pero “iban llenos”. 

“Sé que hay problemas con las marchas y las protestas, pero uno tiene que moverse y ni modo. A la par los taxistas se están aprovechando de la situación, y por cualquier viaje lo mínimo que te piden son C$50. A ese precio son al menos C$100 la ida y regreso, que pueden ser más en dependencia de la distancia”, manifestó Orellana.

La usuaria del transporte colectivo, India Mayorga señaló que el lunes le resultó muy difícil regresar a su hogar. “Casi no había buses y los pocos que hubo pasaban llenos, es horrible esta situación. Espero que se arreglen pronto para volver a la normalidad”.