•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Nadie entra. Nadie sale. Ese era el ambiente hoy en las terminales de buses intermunicipales en Managua, en el contexto de las protestas que hay en toda Nicaragua.

En la terminal de buses del Mercado Mayoreo, una de las más importantes de la capital, la ausencia de pasajeros y buses que cubren las rutas entre Managua y las principales ciudades del norte, centro y la región caribe de Nicaragua, fue notoria este domingo.

“La gente no está viajando por temor", aseguró Alba Romero, quien tiene 13 años de laborar en un tramo en esa terminal de buses.

Agregó que el tráfico de pasajeros en ese sitio los domingos oscila entre 800 y 1,000, pero hoy no había ni 100.

En el mercado Oriental hay pocos compradores. Ernesto García/END

Álvaro Lira, ayudante de autobuses, señaló que por falta de pasajeros y por temor a los tranques que hay en las carreteras que conducen a los distintos departamentos, las unidades están saliendo en espacios de hasta cinco horas entre un autobús y otro.

“Los buses aquí salen cada 15 minutos hacia cualquier cabecera departamental, pero hoy domingo el primer bus que sale para Juigalpa, a la 3 y 10 (minutos) de la madrugada, salió a la seis de la mañana; para Estelí el primero salió a la y 5 y 20 de la mañana y otro hasta cinco horas más tarde”, detalló Lira.

Managua lucía hoy sus terminales de buses lánguidas de pasajeros, mercados con pocos compradores,  y con los comerciantes tensos y en permanente vigilancia por temor a nuevos saqueos.

Además de tranques hechos en las principales entradas al Mercado Oriental, después de las tres de la tarde; en los centros comerciales hay pocos visitantes.

Hoy en el barrio María Auxiliadora, otrora bastión sandinista desde la época de la lucha contra el régimen somocista, había barricadas.

En las calles de Managua se observó la circulación de pocos buses de las rutas urbanas, principalmente después de la cuatro de la tarde y en el rostro de sus habitantes se denota angustia por no saber por cuánto tiempo se extenderá la crisis.

La rotonda Hugo Chávez, donde está una esfige del desaparecido presidente venezolano, varios policías antimotines permanecen de manera permanente ante el temor de que manifestantes lleguen y provoquen daños.

Alrededor de la referida rotonda permanecieron los toldos donde simpatizante sandinistas y empleados públicos se dan cita los días laborales en horas de la tarde para apoyar al partido gobernante.

Zozobra en el Oriental

En el Mercado Oriental, el más grande de Centroamérica, se vive un ambiente de mucha tensión, pues los comerciantes y sus trabajadores permanecen en estado de alerta por temor a nuevos saqueos.

“Aquí nadie se va, aquí todos hacemos turno para evitar que nos vengan a saquear”, aseguró Juan Quintero, propietario de un tramo de electrodomésticos quien también lamentó la manera estrepitosa en que han caído las ventas.

Quintero, quien al igual que otros comerciantes permanece atento a cualquier situación irregular, dijo que los días viernes y sábado fueron de mucha tensión en ese centro de compras ante los rumores de saqueos.