•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Marlon José Orozco Largaespada, de 48 años, fue asesinado por un grupo de al menos seis motociclistas, quienes dispararon al vehículo en que la víctima se movilizaba con dos personas, durante la media noche de este jueves en Managua, denunciaron hoy los familiares ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).  

El impacto de bala le destruyó el cráneo de la víctima causando una exposición de masa encefálica.

Lea: EEUU condena violencia en Nicaragua y urge implementar "por completo" recomendaciones de la CIDH

El hecho sucedió cuando el occiso en compañía de su hermano  Daniel Orozco y un amigo se dirigieron hacia la gasolinera de la colonia Primero de Mayo, para abastecerse de combustible y al regreso un grupo de motorizados les dieron persecución y les dispararon. 

Según los familiares de la víctima, el conductor del carro de cuatro puertas marca Hyundai Accent Plus en el que se trasladaban, aumentó la velocidad y uno de sus ocupantes decidió saltar del vehículo que al girar en los semáforos golpeo un triángulo que se encuentra en la esquina de los semáforos y se pasó llevando un pequeño árbol, hasta quedar frente a una pared de una mueblería.

Dan último adiós a joven muerto durante protestas en Chinandega

Según el relato de las otras personas que viajaban en el vehículo, los motorizados sacaron a los ocupantes y le dispararon en la cabeza a Orozco.

Al hermano de la víctima le pusieron una escopeta en la cara y lo montaron en una de las motocicletas para bajarlo frente al mercado Iván Montenegro, donde había gente en los alrededores y le perdonaron la vida.  

Lea: La CIDH concede medidas cautelares a 13 estudiantes de Nicaragua

Jennifer Maltéz, familia del occiso, dijo que el delito de quienes viajaban en el vehículo fue llevar las banderas de Nicaragua a los lados del carro.

El joven que se lanzó del carro está lesionado e internado en un hospital de la capital. 

Según la denuncia de los familiares de la víctima, los motociclistas que los atacaron iban encapuchados, con pantalón azul, botas y algunos de chaqueta negra y al menos uno con chaqueta naranja.