•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El niño Teyler Leonardo Lorío Navarrete, asesinado ayer a balazos en las Américas 1, Managua, ha sido sepultado este medio día, en medio de la demanda de justicia que han hecho sus familiares.

"Era un niño, no era un delincuente", gritaban las personas que acopañaron el sepelio. Luego, leyendo la Biblia, afirmaron que de la "justicia de Dios, nadie se salva", en referencia a los responsables de asesinar a balazos al menor, que tenía 14 meses.

"Pedimos justicia por lo que hicieron estos policias desgraciados, mataron a una criatura", exclamó Claudia Sánchez, tía del bebé, durante el sepelio. "Justicia es lo que pedimos, ¡justicia!", demandó la mujer. 

A Lorío Navarrete lo mataron de un balazo en la cabeza, cuando lo iba cargando su mamá, en las Américas 1, en Managua.

En el pequeño ataúd sus familiares colocaron flores y remarcaron que el menor era inocente de todo pecado.

"Exigimos justicia", repetían las personas en el sepelio del niño.

Antes de dar el último adiós, los familiares abrieron el féretro, para ver al pequeño. El llanto y las lágrimas de los presentes se impuso en el momento más doloroso del cortejo fúnebre.

"Cómo va a creer que mataron a mi sobrino esos hombres malos, como que no tienen hijos. Justicia es lo que pedimos, ¡justicia!", dijo en voz Claudia Sánchez, una tía del niño.

En apenas una semana, en Nicaragua se registró la muerte de al menos tres niños, en el contexto de la crisis.

El sábado, 16 de junio, dos niños murieron quemados junto a cuatro adultos, en su casa, ubicada en el barrio Carlos Marx, donde encapuchados provocaron el incendio.

Ayer, justo una semana después, Lorío Navarrete murió de un balazo en la cabeza.

Videos en redes sociales muestran al padre y madre del niño cuando lo iban cargando en una calle y después se escucha un disparo, seguido por los gritos de la mujer.

Minutos más tarde, dos personas en una moto se llevaron al menor al hospital.

La crisis en Nicaragua deja a más de 200 personas muertas de forma violenta, incluido más de una decena de menores de edad, de acuerdo con reportes de organismos defensores de los derechos humanos y la Asociación de Pediatría.