•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Ciudadanos que se denominaron como líderes de los barrios orientales de Managua denuncian al Gobierno por hostigarlos con la presencia de civiles armados que merodean las calles durante el día y la noche.

La denuncia se hizo hoy en una conferencia de prensa en la UNAN Managua, donde estuvieron representantes universitarios y dirigentes campesinos. 

Willian Ramirez, uno de los que se identifica como líder de los barrios orientales, sostuvo que la "denominada operacion limpieza" ejecutada por el gobierno la semana pasada, siempre tuvo el objetivo de abrir el camino para las fuerzas parapoliciales. 

"No tenemos armas, somos un pueblo desarmado y el gobierno nos reprimió brutalmente", declaró el ciudadano.

Dijo que los civiles armados representan un elemento de intimidación para hacer desistir a las personas de protestar, tal y como lo hicieronn con la destrucción de las barricadas.

"Pero nos estamos organizando y vamos a volver a levantar esas barricadas", afirmó Ramírez.

Los denominados líderes de los barrios orientales dicen tener la esperanza en que el diálogo sea una solución a la crisis, pero sostuvieron que no abandonarán la lucha en las calles.

Desde el 19 de junio se intensificó un operativo en los barrios orientales de Managua para derribar las barricadas. También ha ocurrido lo mismo en otros municipios de Nicaragua.

Los protestantes en la UNAN Managua, por su parte, han denunciado diferentes ataques armados, que han dejado muertos, heridos y desaparecidos.

La crisis en Nicaragua ha dejado a unas 285 personas muertas de forma violenta, de acuerdo con un informe divulgado ayer por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).