•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Gerald Vásquez, el joven a quien le dieron un disparo en la cabeza y murió en la iglesia Divina Misericordia, durante un operativo armado ejecutado entre la noche del viernes y madrugada del sábado, ha sido sepultado esta mañana.

Los restos del joven descansarán en el cementerio de Santo Domingo.

"Hasta aquí llegaron sus sueños", lamentó Susana López, madre de Gerald Vázquez.

Decenas de personas acompañaban esta mañana a Vásquez hasta su última morada.

Su cuerpo salió en procesión desde el barrio La Morita y en el camino las personas gritaban "Gerald Vásquez, presente".

En cada sepelio de las personas que mueren de forma violenta en las protestas, las personas gritan el nombre y apellido del difunto, seguido por la palabra "presente". Es una forma de solidarizarse y de no olvidar los asesinatos, dicen los manifestantes.

A Gerald Vásquez lo sepultaron hoy. Bismarc Picado/END

En el sepelio de Vásquez hubo disparo de morteros artesanales.

Vásquez estaba en las trincheras de la Unan Managua, el pasado viernes, cuando se ejecutó un operativo armado para desalojarlos.

"Dio lo mejor para poder entrar a la Unan, pidió ayuda, clasificó en ingeniería civil y bailaba folclor", dijo Susana López, madre de Gerald Vásquez.

Entre lágrimas, López iba coreando el nombre de su hijo. "Viva el chino, viva Gerald", gritaba.

"Era linda persona. Alegre, no tenía idea que él estaba en la Unan. Hasta el día que murió me enteré", dijo uno de sus amigos de infancia, que hoy le acompañaba.

Así quedó la iglesia Divina Misericordia tras el ataque armado. EFE/END

La familia de Gerald Vásquez denunció que después de muerto, el joven siguió sufriendo hostigamiento, pues en los centros de salud no quisieron darle el certificado de defunción, necesario para poder enterrarlo.

Vásquez es una de las dos personas que murió en el atawue armado contra la Unan, el pasado viernes.

Este joven perdió la vida al amanecer del sábado, en la iglesia Divina Misericordia, donde se había refugiado con más de 100 personas, tras huir de la Unan.

Este ataque armado contra la Unan y luego contra la iglesia Divina Misericordia, ha causado repudio nacional e internacional.