•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La doctora Blanca Cajina Urbina, detenida y pateada por parapolicías el pasado sábado en la carretera a Masaya ha sido liberada esta mañana de la cárcel El Chipote, en Managua.

Al salir de prisión, la médico lloraba y se abrazó con su mamá, Blanca Urbina, quien ha dormido a las afueras de El Chipote, esperando información de su hija.

"Ay amor, te quiero", le dijo la madre a la hija, ambas llorando, cuando se reencontraron esta mañana.

Un grupo de personas que estaba a las afueras de El Chipote, aplaudió y luego abrazó a las dos mujeres.

Madre e hija luego caminaron para retirarse del portón principal de El Chipote, y pese al sol, después se fundieron en un nuevo abrazo, ambas con lágrimas.

La doctora Cajina Urbina tenía una cura sobre su ceja izquierda.

El pasado sábado un grupo de parapolicías detuvo a Cajina Urbina y a su esposo, Irving Escobar, en la carretera a Masaya.

A ambos los pusieron boca abajo, sobre la calle, y con las manos en la nuca.

Un video muestra cuando un hombre se dirige hacia la doctora y la patea en la cabeza.

El caso provocó indignación en Nicaragua.

Irving Escobar y Cajina Urbina tienen 3 años de casados. Ambos brindaban asistencia médica a los jóvenes heridos en la UNAN-Managua, que sufrieron un ataque armado desde el medio día del pasado viernes.  

En un principio, las autoridades señalaron a ambos médicos de cometer actos de terrorismo.

Cuando ocurrió esa detención, en Managua se desarrollaba una caravana para expresarse en contra del gobierno de Daniel Ortega.

Y, pocas horas antes, más de un centenar de personas había sido atacada a balazos durante toda la madrugada por parapolicías, cuando estaban refugiadas en la iglesia Divina Misericordia, en Managua.

Dos personas murieron por ese ataque armado.