•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El ambiente bullanguero de las fiestas de Managua ha sido sustituido hoy por un ambiente de oración al interior de la parroquia Santo Domingo de Guzmán.

"Iniciamos estas fiestas en um ambiente de espiritualidad y austeridad, en un ambiente de oración. Todos somos conscientes de la realidad que vive nuestro país, imploremos por nuestra patria", dijo el cardenal Leopoldo Brenes al iniciar la misa de la bajada de la imagen de Santo Domingo de Guzmán.

La bajada de la imagen de Santo Domingo se realiza en dos momentos debido a la situación del país: de su nicho al altar, en medio de oración y silencio; y del altar a la peaña, con la algarabía típica de las fiestas.

Hoy las mujeres, algunas ancianas, permanecían cargando imágenes de Santo Domingo y en constante oración. 

A diferencia de otros años, la presencia de personas ingiriendo licor al interior y exterior del templo, ha sido casi nula. 

La mayordomía de las fiestas este año no está a cargo de la Alcaldía de Managua, sino de los sacerdotes de Las Sierritas.

La quema de pólvora durante la misa de la bajada de la imagen ha sido nula y se observan pocas bandas filarmónicas.

La Policía Nacional no tiene presencia en la zona, pero el tránsito está ordenado.

Este año las fiestas en honor al santo se darán en el contexto de la crisis en Nicaragua, que deja entre 295 muertos (según la CIDH) y 195 (según el gobierno de Nicaragua).

Managua vive entre el primero y el 10 de agosto las fiestas en honor a Santo Domingo, que son las más populares de todo el año en la capital nicaragüense.