• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Policía Nacional presentó a Freddy Alberto Navas Díaz, de 54 años y miembro del Movimiento Campesino de Nicaragua, y le imputó los delitos de asesinato, crimen organizado, secuestro, lesiones gravísimas, asalto, portación o tenencia ilegal de armas de fuego y entorpecimiento de los servicios públicos.

Navas Díaz, quien fue detenido en su casa en Villa La Sabana, Managua, el pasado 17 de noviembre, será acusado por esos delitos, igual que los líderes campesinos Medardo Mairena, Pedro Mena, Mario Lener Fonseca, Ronald Enríquez y Víctor Manuel Díaz González.

El líder campesino Freddy Alberto Navas Díaz. Cortesía/END

El comisionado mayor Farle Roa Traña, segundo jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), dijo que el 12 de julio Navas organizó y financió a delincuentes de tranques armados en el empalme de Morrito, Río San Juan, y el empalme de Lóvago, municipio de Acoyapa, departamento de Chontales, donde atacaron con armas de fuego a la delegación policial de Morrito, asesinando a balazos a cuatro policías, y además, secuestraron e hirieron de gravedad a 12 agentes más.

“Navas, junto a otros delincuentes atacaron las instalaciones del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) de Nueva Guinea el pasado 20 de abril, donde resultaron lesionados varios trabajadores y agentes de la policía que resguardaban ese local”, declaró el segundo jefe policial de la DAJ.

También le atribuyó el ataque con armas de fuego a la alcaldía de Morrito, donde cinco trabajadores resultaron heridos y asesinaron a balazos al profesor Marvin Ugarte.

Alianza rechaza

Azalea Solís, miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, de la que también forma parte Navas Díaz, dijo que se encuentra “profundamente consternada” por esta y otras detenciones de participantes en el diálogo nacional.

“Para nosotros es sumamente triste encontrarnos con esta cantidad de compañeros que han participado muy activamente en la búsqueda de la paz en Nicaragua”, expresó Solís, para quien esos detenidos “lo único que han demandado es vivir en paz, en democracia y con justicia”.

Las autoridades policiales también presentaron este jueves a Franklin Javier Olivas Avilés, de 30 años, señalado de los delitos de homicidio frustrado, crimen organizado, secuestro, lesiones gravísimas, asalto, portación o tenencia ilegal de armas de fuego y entorpecimiento de los servicios públicos.

“El 21 de junio del 2018, en el barrio El Panorama, junto a otros delincuentes realizaron disparos con armas de fuego y utilizando bombas molotov incendiaron la vivienda de Luis Ángel Blandón Picado, promotor de salud, quien estaba con su esposa Mayra Lidia Picado Garmendia, profesora, y sus tres hijos, entre ellos dos niños; amenazándolos de quemarlos vivos. Las víctimas lograron huir por la parte trasera de su casa”, afirmó Roa Traña.

Según la Policía, Olivas junto a otros “delincuentes” ubicaron un tranque armado en los sectores conocidos como la Punta de Plancha Sur y barrio El Panorama en la ciudad de Jinotega, cometieron delitos de asaltos, secuestros, torturas, lesiones y obstaculización de la libre circulación vehicular.