•  |
  •  |

La tarea verde no solo la tienen los administradores públicos, es más, somos los ciudadanos quienes no terminamos de asumir con responsabilidad ese eco mundial de salvar los recursos del planeta.

Y es que no solo aquellos para quienes la basura representa un recurso generador de ganancias deben tener el interés de aprender a clasificar y reconocer el valor de cada elemento, en el hogar debemos hacerlo y clasificando nuestros desechos nos encontraremos con que mucho de lo que descartamos se puede reutilizar y reciclar y con eso hasta podremos reducir gastos.

Plástico, papel, vidrio, aluminio o material orgánico deben tener “su lugar” en el hogar a la hora de mandarlos a la basura. Eso nos permitirá visualizar con claridad qué descartar definitivamente y a qué podemos darle otro uso.

Si a eso le sumamos abrir la mente a realizar compras pensando “verde” nos daremos cuenta cuánto le hemos venido fallando a nuestra madre tierra. Uso excesivo de bolsas plásticas, utilización de productos en aerosol o envases desechables, bombillos que consumen gran cantidad de energía, abono para el jardín, en fin, la lista es enorme.