•  |
  •  |

Antonio Reyes, pescador y pequeño productor camaronero del gremio cooperativo de Puerto Morazán no entiende claramente los conceptos científicos de los efectos del cambio climático en su comunidad,  pero sí está claro de lo que ve: disminución de la pesca artesanal de las lagunas naturales,  incremento de los meses de verano cada vez con más “bochorno” y la afectación de tormentas que causan inundaciones afectando las cooperativas y la comunidad en general.

Reyes asegura que los problemas de inseguridad alimentaria están aumentando. En esta zona, el estero real dificulta la implementación de otra actividad económica que no sea la pesca y acuicultura.

Ante este panorama la Unión Europea viene implementando el proyecto “Fortalecimiento de las capacidades locales para adaptación al cambio climático en el Golfo de Fonseca” en Nicaragua. En julio se realizó la primera visita de seguimiento, como punto de partida del monitoreo y acercamiento a las primeras acciones que marcan el inicio de la intervención.

Este proyecto trinacional suma un total de diecinueve alcaldías colaboradoras, en esta misión se visitaron dos alcaldías de las participantes en el territorio nicaragüense, siendo estos los municipios de Puerto Morazán y de Villanueva del departamento de Chinandega.

Durante la visita a Puerto Morazán, pobladores dedicados a la pesca y acuicultora expresaron preocupación por la situación actual del sector, por las condiciones climáticas cambiantes y las posibilidades de desarrollo a medio y largo plazo de la zona.

Destacaron la necesidad de tomar medidas que les permitan mantenerse bajo mejores condiciones, dando especial relevancia a las repercusiones que tiene el componente trinacional del Golfo de Fonseca. Desde la alcaldía se abrió la puerta a la coordinación en el marco del proyecto entre técnicos municipales, proyecto y población. Destacando la necesidad de una coordinación supranacional, que permita avanzar en la conservación del Golfo.

Premiarán creaciones inspiradas en Bosawás

El 22 de septiembre se realizará la ceremonia de premiación del concurso “Campaña de Comunicación Salvemos Bosawás”,  donde el doctor Juan Bautista Arríen abordará el tema de reservas de biósfera.

Este concurso forma parte de la motivación a mayores compromisos con la salvación de esta reserva y sensibilizar para que se lleve a la práctica una política nacional de valoración a los bienes de oxígeno, seguridad nacional y salud pública  que ella nos brinda, según apuntó el doctor Edward Muller delegado de Al Gore para el Cambio Climático en A.L. Bosawás, la reserva más grande de Biósfera en Centroamérica con una extensión de 22 mil kilómetros cuadrados, enfrenta  serias  amenazas  con la invasión de colonos al núcleo. Si esta destrucción y tráfico ilegal de tierra continúa, Nicaragua corre el peligro de perder la categoría de Biosfera con Bosawás.