•  |
  •  |
  • EFE

El director general de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación FAO, Jacques Diouf, afirmó que la presión sobre los recursos del suelo del planeta y su degradación amenaza la seguridad alimentaria mundial.

Por ello, pidió un renovado esfuerzo internacional para garantizar suelos fértiles y sanos suficientes para las generaciones actuales y futuras, según un comunicado de la FAO.

Diouf pronunció un discurso al comienzo de una reunión de tres días para el lanzamiento de la denominada Alianza mundial sobre el suelo para la seguridad alimentaria y la adaptación al cambio climático y la mitigación de sus efectos.

“El suelo es un componente esencial de los sistemas de producción y los ecosistemas terrestres”, destacó Diouf, y añadió que “sin embargo, también es un recurso frágil y no renovable. Se degrada fácilmente y su regeneración es lenta, difícil y costosa”.

Los recursos de suelo del planeta están sujetos a una cada vez mayor presión por los usos de la tierra y se ven afectados por procesos de degradación considerables que agotan rápidamente la disponibilidad limitada de suelo y agua para la producción alimentaria, indicó Diouf.

Según la FAO, solamente en África hay 6,3 millones de hectáreas de tierras agrícolas degradadas que han perdido su fertilidad y capacidad de retención de agua y necesitan ser regeneradas para cubrir la demanda de alimentos de una población que está previsto que al menos se duplique en los próximos 40 años.