•  |
  •  |

Un drama poco usual se desarrolló en pleno centro de Managua: una mamá perezoso con su cría, refugiados en los árboles de una bodega que bamboleaban cercanos a los cables de energía eléctrica, pusieron en apuros a las autoridades de protección animal que carecían de medios para su rescate.

Alex D’trinidad, de la Dirección de biodiversidad del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena, se presentó con una unidad de su institución y a pesar de sus esfuerzos, no tenían los implementos necesarios para bajar a la madre perezoso, que con sus pequeños ojitos negros miraba con terror la posibilidad que le dañaran a su bebé.  Tras una llamada telefónica, Rescate Animal del Zoológico Nacional, y una unidad de bomberos se unieron para poner a salvo a los animalitos.

Según el especialista, a este mamífero cuyo nombre científico es Bradypus Variegatus, se le conoce más como “Perezoso de tres garfios” por sus manos terminadas en tres largas uñas. En Nicaragua habita en las zonas de Bocay y Nueva Segovia.

“Es muy raro encontrar a estos mamíferos en las zonas urbanas. Lo que sucede es que muchos camioneros vienen a comprar o llevarse a algunas especies de animales, y como luego miran lo difícil de cuidarlos tienden a dejarlos en cualquier árbol”, expresó D’trinidad.

La mamá perezoso, de aproximadamente unos 60 centímetros, y su cría, fueron encontrados del Hotel Seminole 2 cuadras al norte y 1 cuadra arriba. Muy temerosa por la mirada de los curiosos y la presencia de los rescatistas, intentó escabullirse lentamente de una rama a otra, acercándose peligrosamente cada vez más a los cables de electricidad. Sin embargo, después de un rato pudo ser atrapada gracias al apoyo de los bomberos. 

La historia culminó con su traslado al Zoológico Nacional para una valoración veterinaria, antes de pensar en devolverlos a su hábitat natural en un área protegida.

El Perezoso de tres garfios, si bien es lento, su abrazo puede ser peligroso pues se defiende enterrando sus enormes uñas y mordiendo. Este es un mamífero vegetariano protegido por las autoridades y su caza está restringida. Son animales silvestres y no mascotas.