•  |
  •  |

Mujer
 
A mi amigo de siempre,
Jorge Eduardo Arellano,
a quien le gustó este poema
 
                                      Nací mujer, Lilith o Eva, no importa.
                                      He sido bailarina de vientre desnudo,
                                      esclava  caminante en arenosos mundos,
                                      venerada diosa en las tierras de Elam,
                                      vestal en antiguos templos romanos,
                                      hechicera y bruja con sortilegios de amor,
                                      santa siguiendo a Teresa por
                                         Castilla La Mancha,
                                      campesina cortando la mies
                                          y haciendo el pan,
                                      gitana trashumante con
                                          alegres vuelos de seda.
                                      (a veces nací hombre, para experimentar)
                                      He sido dama en la corte imperial,
                                      sierva de la gleba, comiendo miseria,
                                      madre de reyes y esclavos,
                                         de soldados y guerreros,
                                      mujer de Atila, calentando el brasero,
                                      monja de clausura orando,  
                                        sumida en martirios,
                                      adúltera lapidada en Irán,
                                      vendedora en mercados de frutas y soles,
                                      virgen al sol consagrada en incaicos imperios,
                                      tejedora de las frías regiones en Flandes,
                                      artista pintando a la Madre María,
                                       escritora y poeta soñando estrellas,
                                      lavandera en ríos, lagos y lagunas,
                                      madre de mil hijos esparcidos por el mundo.
                                      Todo eso y más he vivido.
                                      Hoy, diosa estelar, remontando luceros.
                                      He disfrutado tanto siendo mujer…
 
 
 
 
Las mujeres

 
A la pintora María Gallo
 
De madrugada se levantan, cocinan, medio comen,
cargando hijos salen a mercados, tiendas, oficinas,
comiderías, panaderías, hospitales,
escuelas,  universidades;
otras, clavan una mesa en una esquina y venden:
refrescos, vigorón, quesillo, frutas de temporada,
vaho, frituras, flores, cerámicas, jarrones,
carne asada o tortillas.
Sin dejar los oficios sacan el pecho moreno, generoso,
amamantan al hijo, de uno o dos años y otro más.
Los soles han curtido su rostro,
los semáforos las han visto  envejecer
vendiendo cigarrillos, fósforos,
agua helada, toallas de mano.
Siguen pariendo hijos,
los mandan a la escuela, los bañan,
les hacen los uniformes, cuidan sus libros y cuadernos,
algunos llegan a las universidades, se gradúan
y ellas siguen trabajando, para mantener la casa
y no se quejan, ni lloran, ni van a los salones de belleza,
ellas se hacen enormes trenzas
y cortan el pelo a sus hijos.
Una mañana se sorprenden de ver la plata
en su cabellera azabache
y  arrugas en torno a ojos y boca,
pero no se inmutan y siguen y perdonan al hombre
que las embaraza nuevamente, y aman y ríen
y sueñan con ver a sus hijos:
abogados, médicos,  maestros,
y a veces lo logran y son felices
y sólo descansan
cuando el ángel de la muerte
las sorprenden madrugando
para el trabajo cotidiano.
 
 
 
Ego sum

 
A mis hijos:
Paul E. y Leonel Tiffer R.
 
He navegado mil mares,
cruzado desiertos, galopado en la luna,
he flotado con la espuma marina,
vivido en las profundidades oceánicas.
Saboreé las sales del mundo,
las orquídeas y anémonas.
Me he alimentado de algas submarinas,
de los plancton antiguos,
de las flores ocultas.
Aprendí a llevar el viento de frente,
a desafiar los huracanes con amor,
a girar con las tormentas y tifones,
a ondear en los universos y galaxias.
He sido y seré
mujer que camina, navega, vuela,
surca los caminos del mundo
con la  estrella en la frente
y una flor en la mano,
y ofrece amor donde pasa.
 
 
Una vez fui...
 
                            Una vez fui  piedra y amé al musgo
                            que me rodeaba amoroso y suave.
                            Después crecí en colonias coralinas,
                            Blancas y rojas, duras al tacto, suaves
                            por dentro. Una concha marina
                            llorando perlada en el centro.
                            Delfín afelpado y brillante
                            con cantos nocturnos al sol
                            y amé al sol, el mar,  las olas.
                            El ave que cantaba matutina
                            al prisionero medieval,
                            por la ballesta atravesado.
                            Amé la ballesta y al ballestero.
                            Ratoncita tierna en manos del gato.
                            Amé al gato y sus felinos juegos.
                            Fui mariposa, flor, manzano,
                            y amé al hombre que cortó y mutiló.
                            Finalmente, fui hada, duende, bruja,
                            y he amado el fuego de la extinción.
                            Ahora soy estrella y amo el agujero negro
                            que amenaza con sorberme, aniquilarme,
                            para que nacer pueda como galaxia.
                             
Una vez fui...
 
                            Una vez fui  piedra y amé al musgo
                            que me rodeaba amoroso y suave.
                            Después crecí en colonias coralinas,
                            Blancas y rojas, duras al tacto, suaves
                            por dentro. Una concha marina
                            llorando perlada en el centro.
                            Delfín afelpado y brillante
                            con cantos nocturnos al sol
                            y amé al sol, el mar,  las olas.
                            El ave que cantaba matutina
                            al prisionero medieval,
                            por la ballesta atravesado.
                            Amé la ballesta y al ballestero.
                            Ratoncita tierna en manos del gato.
                            Amé al gato y sus felinos juegos.
                            Fui mariposa, flor, manzano,
                            y amé al hombre que cortó y mutiló.
                            Finalmente, fui hada, duende, bruja,
                            y he amado el fuego de la extinción.
                            Ahora soy estrella y amo el agujero negro
                            que amenaza con sorberme, aniquilarme,
                            para que nacer pueda como galaxia.