•  |
  •  |

Según su autor, este es un libro que se hizo en 45 días, no obstante, al leerlo nos damos cuenta que es una obra que recoge el vivir de Róger Mendieta Alfaro, sin orden cronológico pero con la esencia del alma de un escritor que ha venido compilando composiciones dedicadas a todas aquellas personas que han ocupado un lugar prioritario en su corazón.

La historia de este libro tiene su génesis cuando junto a doña Carmen revisaban el “baúl de los escritos”, y ella fue leyendo todas estas composiciones que tenía guardadas como un tesoro, y le sugirió que las publicara, así nació: “Antología del amar y el vivir en el tiempo”, que fue presentado el jueves cinco de mayo en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica.

La obra consta de tres presencias. En la primera nos encontramos con una poesía libre, larga, extensa, que inicia con Canto a Lincoln, un poema que tiene más de 300 versos y que obtuvo mención de honor en el Concurso Centroamericano de poesía Rubén Darío en 1958, cuando su autor estaba en la cárcel por motivos políticos.

Me llamó mucho la atención encontrarme con un poema a una mujer que hizo noticia en nuestro país al juzgar a un ex presidente. Se trata de la jueza Gertrudis Arias, de quien exalta su humildad, arrojo y valentía al llevar el proceso del ostentoso personaje. Este poema  está dedicado a Sergio García Quintero, quien era un gran defensor de esta jueza, y para sorpresa de muchos, dicha exaltación a la judicial fue publicada en Argentina.

Don Róger es un gran cultivador de la forma poética llamada soneto, que consta de catorce versos de once sílabas métricas, y en la segunda presencia de su obra nos deleita con 49 composiciones varias, entre las que destacan las inspiradas en doña Carmen. Así, desde la introducción del libro nos encontramos con el corazón de un joven profesional que encuentra el amor de forma inesperada.

¿Quién diría que para conocer a una nicaragüense tendría que estar en El Salvador? Aunque suene extraño, el destino se encargó de que cuando él era jefe de redacción en el salvadoreño Diario de Hoy, se celebró un congreso mariano al que asistió doña Carmen.

Desde ese momento surgió un amor que empezó a cultivar con estos sonetos que hoy comparte en su libro y que luego desencadenó en un matrimonio sólido que ya cumplió bodas de oro y va rumbo a las de diamante.

Sin temor a equivocarme, sostengo que este libro es una miscelánea de temas y llama la atención que como rasgo identitario cada poema está dedicado a un personaje relacionado con la cultura y el quehacer social nicaragüense.

Como ejemplo, cito el soneto al Señor de la Mancha, dedicado a don Róger Matus Lazo. Preguntado sobre cómo hace para fundir el tema del poema con la persona a la que se lo dedica, dijo que don Róger Matus Lazo es su amigo, no obstante, lo considera  un Quijote de la lingüística e incansable estudioso de nuestro español.

El autor de “Antología del amar y el vivir en el tiempo” es un sobreviviente de Olama y mollejones, y reconoce que su amor por doña Carmen sigue intacto, sobre todo porque es la mujer que lo ha acompañado en todas las vicisitudes que ha tenido en su vida.

En la tercera presencia nos encontramos con poemas que dice dedicó a sus nietas cuando estaban pequeñas y con “cositas” que en realidad tienen una esencia de experiencia y de amor inigualables.

Sin lugar a dudas, un libro para disfrutar y para descubrir los secretos de este poeta y narrador nicaragüense, que siempre nos ha regalado obras singulares por la calidad y certeza de sus temas.