•  |
  •  |

Doce años han pasado desde que arribó a nuestro país. Lejos del frío estremecedor de Alemania, encontró en esta nación en la que muchos no creen, el calor humano y la alegría que no vio nunca en sus compatriotas. Sumado a eso, confiesa que el calor ha sido la mejor terapia para su salud.


No sólo decidió quedarse en Nicaragua, sino que se propuso una tarea improbable en un lugar donde la cultura ocupa un ínfimo lugar: crear una orquesta filarmónica juvenil.


Así, hace seis años, la pianista Irma Koch, con más de 50 años haciendo y enseñando música, concretó esta utopía que se ha presentado en los escenarios más importantes de nuestro país.


Su seno fue la Escuela Nacional de Música, donde Koch era docente y logró entusiasmar tanto a sus alumnos que llegaron a sentir que las horas de clase eran insuficientes. Así se aventuraron a concretar este proyecto, que ha salido avante gracias a la estricta disciplina que exige Koch y al compromiso con el arte de los jóvenes intérpretes.


Según nos explicó la profesora, en la actualidad la orquesta está conformada por 30 jóvenes cuyas edades oscilan entre 13 y 25 años, y que provienen de familias humildes. Resulta conmovedor ver cómo la profesora Irma se emociona al hablar del talento de sus estudiantes y al recorrer las experiencias vividas durante estos seis años.


Aunque reconoce que muchos jóvenes que la acompañaron cuando nació esta aventura ya no están con ella, resalta la dicha de que siempre hay nuevos talentos que se suman a este proyecto cultural que se ha consolidado hasta convertirse en uno de los grupos referentes en su género.


No obstante, doña Irma no se ha limitado a dirigir a estos jóvenes y a ofrecer conciertos, sino que también ha tocado infinidad de puertas para proveerles a  muchos de ellos un futuro mejor en el pentagrama.


Así, la maestra Koch ha logrado obtener becas en Holanda, Alemania, Estados Unidos, Colombia, entre otros países, para que los más talentosos puedan explotar todas sus facultades.


En realidad debe ser motivo de orgullo saber que jóvenes de escasos recursos estén superándose en el exterior, sin embargo, no podemos olvidar que ese talento no brillará en nuestro cielo, debido al poco apoyo que hay para el desarrollo cultural.


Tal es el caso del joven Mauricio Murcia, quien estudió becado en Bogotá, Colombia, y se quedó en aquel país, aunque en temporada de vacaciones imparte cursos gratis en Nicaragua.


Jornadas didácticas
Su pasión por enseñar no tiene límites, así que la profesora Koch no escatima esfuerzos para llevar la música a todos los sectores de nuestra sociedad, de ahí que también acceda a realizar jornadas didácticas en centros de enseñanza que así lo deseen.


Nos comentó que la dinámica varía en cuanto a si trabajan con niños o con jóvenes, no obstante, el propósito es el mismo: llevarles la música hasta las aulas. Según nos comentó, las jornadas son enriquecedoras y lo usual es que a los niños les muestren los diversos instrumentos y sus sonidos, hasta los dejan que intenten sacarle tono.


La calidad de la Orquesta Filarmónica Juvenil es tal que ha sido invitada a embajadas, iglesias, hoteles y a distinguidos eventos sociales, y esta vez el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica, INCH, los acogerá en sus instalaciones, como muestra de reconocimiento a su impecable ejecución del repertorio que inicia un recorrido en piezas del barroco hasta llegar a música moderna de muchos países, incluyendo Nicaragua.

TOME NOTA:
La presentación de la Orquesta Filarmónica Juvenil, que inicialmente estaba prevista para el 2 de junio, será realizada el viernes 27 de mayo, en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica (INCH), en Las Colinas, a las 6 de la tarde.

Habrá recorrido para las personas que no tengan vehículo y deseen disfrutar la magistral presentación de este esforzado y talentoso grupo de jóvenes músicos.
Quienes deseen contactar y apoyar a la Orquesta Filarmónica Juvenil de Nicaragua, pueden escribir al correo irmamusica@yahoo.com