•  |
  •  |

La historia del documental como un género cinematográfico se remonta al año 1922, en el que Robert Flaherty filmó una familia de esquimales sobreviviendo en un terreno inhóspito y con un clima glacial: Nnook el esquimal. Más bello para mí fue su documental El Hombre de Aran, 1934, sobre comunidades escocesas habitando unas islas azotadas por el viento y las tempestades. Años después, Jean Rouch, un antropólogo francés convertido en cineasta, desarrolló el documental étnico, filmando fundamentalmente los rituales y la vida de las tribus africanas. En América Latina este género ha sido de vital importancia, ya que somos una civilización que orilla a las minorías de indígenas sobrevivientes, avasallando su cultura, su religión y sus lenguas. El documental se convierte, en estos casos, no sólo en un instrumento de denuncia, sino también de rescate y protección del patrimonio americano.

Desde varios años atrás, María José Álvarez y Martha Clarissa Hernández, vienen sembrado la semilla de lo que es el documental étnico en Nicaragua; su preocupación principal han sido las comunidades que habitan la costa del Caribe, con toda su riqueza racial y cultural. En este documental, Black Creoles (Memorias e Identidades) nos introducen a la historia de la formación de la Mosquitia y su integración forzada a Nicaragua, pero más importante es la recopilación oral que hacen los protagonistas de sus antepasados, mezcla de diferentes razas y continentes; de sus recuerdos y las memorias narradas por los ancianos; de costumbres a punto de desaparecer; de rituales que nos acercan a su visión de la muerte, del amor y de la vida. Sin embargo, los Creoles, como lo afirma el documental, no son una etnia en peligro de desaparecer, sino una comunidad de personas que están vivas, que evolucionan y discuten con entusiasmo los orígenes y características de su identidad: “Somos nicaragüenses –dicen-, pero somos diferentes”, y estas diferencias nos las muestra la cámara de Frank Pineda y el ojo sensible de sus realizadoras.

Black Creoles es un documental que todos debemos ver para formarnos una idea más completa de la nación en que vivimos, y que el tiempo, como con todo buen documental, lo volverá más importante.