•  |
  •  |

De acuerdo con los estatutos de la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale), el director y el secretario de cada corporación asisten a sus congresos celebrados cada cuatro años. Así, en el reciente de Panamá —que tuvo lugar del lunes 21 al viernes 26 de noviembre— participé con Francisco Arellano Oviedo.

El programa resultó amplio e intenso. Inaugurado por la Primera Dama de la República, Marta Linares de Martinelli, comprendió los informes del presidente (José Manuel Blecua), el tesorero y el secretario de la Asociación (Humberto López Morales). Este, quien ocupa el cargo desde 1994, fue reelegido por cuarta vez consecutiva. También se eligieron tres suplentes: Gonzalo Celorio (México), Alfredo Matus Olivier (Chile) y Bruno Rosario Candelier (República Dominicana).

Fue presentada, por Salvador Gutiérrez Ordóñez, la Gramática Básica de la Lengua Española; pero la discusión y aprobación de la revisión de los estatutos se postergaron, en vista de una falla de procedimiento. Se retomaron los proyectos panhispánicos, es decir la continuidad y publicación de la Ortografía básica de la lengua española, segunda edición revisada del Diccionario de americanismos, segunda edición del Diccionario panhispánico de dudas, segunda edición del Diccionario práctico del estudiante y la tercera edición del Diccionario de la lengua española, en conmemoración del tercer centenario de la creación de la Real Academia Española.

Las academias de Asale se propusieron proyectar la dimensión literaria de su quehacer. De esta manera se continuaría con las ediciones conmemorativas, correspondiendo a 2012 a La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosas, y a otros títulos de la biblioteca clásica de la RAE, iniciada en 2011 con la publicación de seis volúmenes. Pero el proyecto de la biblioteca clásica hispanoamericana, acordada en Burgos (julio, 2011) no pudo concretarse por falta de previsión económica. Lo mismo aconteció con un ambicioso proyecto de estudio sobre las relaciones literarias hispánicas a través de la historia, presentado por el cubano Rogelio Rodríguez Coronel.

Se confirmó la promoción de la Escuela de Lexicografía en el sentido de incluir en su nueva convocatoria el perfil de expertos en la gestión de la red y de aplicaciones informáticas al servicio de los estudios lingüísticos. En esa misma línea, se consideró fundamental el desarrollo del Corpus del español del siglo XXI (Corpes), que consiste en la captación de 25 millones de formas —escritas u orales— cada año para integrarlas a un archivo general del español vivo.

El informe económico del tesorero de la Asale dio lugar a que las Academias tomasen conciencia de actualizar y regularizar sus aportaciones económicas anuales a la misma Asale. La nicaragüense se comprometió públicamente a concretarla. En cuanto a las ponencias y comunicaciones, sumaron más de treinta sobre asuntos literarios, unidad y proyección del español, fonética y ortografía, gramática y lexicografía. La delegación nicaragüense expuso dos: “La supresión de la tilde diacrítica en los monosílabos”, por Francisco Arellano Oviedo y “Laudatio básica de Ernesto Cardenal”, por Jorge Eduardo Arellano. Ambas fueron muy comentadas.

Además, nuestra Academia recibió una distinción especial el jueves 24 a las 7:00 p.m., en la Embajada de España, donde nos fue entregado el acta y la medalla del premio “Real Academia Española 2009” obtenido por Maria Auxiliadora Rosales Solís; y se presentó el último título de nuestras ediciones: La república de Panamá y otras crónicas desconocidas. El suscrito tuvo a su cargo el agradecimiento del premio y dicha presentación, a la que contestó en frases elogiosas la escritora y académica panameña-nicaragüense Gloria Guardia de Alfaro.