•  |
  •  |

En el pliegue de mis labios
se esconde un secreto
si te acercas en silencio,
parsimonioso y cauto,
lo puedes escuchar.

Un murmullo de ninfas,
un apacible tambaleo de olas,
un canto de pájaros,
una noche de árboles que se arrullan,
un sueño perdido,
y miel de abeja natural.

En el pliegue de mis piernas
se embiste  mi sensibilidad,
mi feminidad originaria,
el erotismo de mi sexo,
las deidades de mis aguas,
y lo insurrecto de mis pasiones.

En los pliegues de mi sexo,
altar de mis altares,
conservo un manantial que suda,
plétora sexual,
chorrea, fluye, se escurre,
y se desploma llena de emociones.

En los pliegues de mis senos
se ocultan cicatrices,
las visibles e invisibles;
las palpables y las etéreas,
las que aún duelen y las olvidadas.

En los pliegues de mi trasero
mis atributos predilectos:
escalofríos y locuras,
travesuras absurdas,
y estremecimientos

En los pliegues de mi mente,
la llave a todo mi cuerpo,
a mis ideas y mis pasiones,
a mis energías y mis ilusiones,
a mis instintos y mis pensamientos,
a mis dolores y mis alegrías,
a mis emociones y mis pesadumbres,
y a mi absoluta desnudez.

Nelly Ramírez

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus