•  |
  •  |

Varios defectos de carácter distinguen la personalidad porteña: amar y odiar casi con la misma intensidad a Buenos Aires es uno de los más sobresalientes. Aunque exista para el porteño, también, una regla de oro: hablar de su ciudad como el infierno mismo sólo cuando está en ella; defenderla hasta la extenuación cuando se encuentra de viaje o viviendo en el exterior.

Dependiendo de la audiencia y la ubicación en el mapa, Buenos Aires será la ciudad de las librerías, los cafés, el fútbol, el tango, las mujeres, el asado y el río; o del ruido, la contaminación visual, los gritos, la violencia verbal, la suciedad, los cortes de calle y el caos cotidiano. Lo más justo sería decir que es todo eso y bastante más, y que el porteño, además de elocuente y expansivo, también sabe manejarse con destreza por los bordes de su propia esquizofrenia.

A los porteños, se sabe, no nos cuesta demasiado hablar de nuestra ciudad y mucho menos de nosotros mismos: esos son, quizá, nuestros temas predilectos. Así que mejor ceder rápidamente la palabra a quienes corresponde aquí, los nueve escritores invitados desde América Latina y España para vivir, recorrer, pensar y charlar en Buenos Aires entre el 26 de marzo y el 2 de abril de 2012:

Alejandro Zambra (Chile), Yuri Herrera (México), Elvira Navarro (España), Wilmer Urrelo Zárate (Bolivia), Natalia Mardero (Uruguay), Gabriela Alemán (Ecuador), Carlos Yushimito (Perú), Eunice Shade (Nicaragua) y Antonio García Angel (Colombia).

Seleccionados como las voces más destacadas de la nueva narrativa hispanoamericana, todos ellos pasaron una semana en Buenos Aires en el marco de la experiencia “La Ciudad contada” (una de las actividades programadas en la Ciudad como Capital Mundial del Libro 2011), jornadas en las que participaron de mesas sobre literatura, sociedad y política, intercambiaron experiencias con tres colegas locales (Juan Terranova, Oliverio Coelho y Matías Capelli) y se fueron de aquí con un encargo: escribir un relato de no ficción sobre Buenos Aires.

Esos doce textos son los que se presentan en esta antología: doce miradas y puntos de vista diferentes y complementarios (de la sorpresa al prejuicio, de la fatiga a la adoración) que construyen una Buenos Aires reconocible, poblada de fantasmas y edificios, leyendas, recuerdos, anécdotas y fantasías. Pero también una Buenos Aires tan sorprendente y desconocida como real.

 

* Curador de las actividades y editor de la antología “La Ciudad contada”.