•   Yakarta, Indonesia  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las aerolíneas indonesias están destinadas a un rápido crecimiento, pero una falta de infraestructura crítica y personal capacitado quizá impida que la industria alcance las alturas anticipadas, dicen expertos.

Se espera que el número total de viajeros se duplique en cinco años, un crecimiento récord para una nación con una historia de malos estándares de seguridad.

Si los mejoramientos no mantienen el ritmo de la demanda, “este crecimiento, el cual pudieran aprovechar, se frenará”, dijo Shukor Yusof, un analista de aviación en la agencia de calificaciones crediticias Standard & Poor’s en Singapur.

El año pasado, 60 millones de indonesios se lanzaron al aire, un aumento de 15 por ciento respecto de 2010, según el Ministerio del Transporte. El tráfico de pasajeros internacionales en el país creció 23 por ciento, a ocho millones.

En 2001, el Ministerio del Transporte relajó las reglas para iniciar una aerolínea, en parte para ayudar a impulsar a la economía después de la crisis financiera asiática. El número de licencias de operación aumentó significativamente entre entonces y 2004, cuando el ministerio emitió una segunda ronda de revisiones.

Según la Dirección General de Aviación Civil, parte del ministerio, las nuevas reglas requerían sólo dos aviones para que un operador iniciara una aerolínea comercial, reducían las limitaciones al tipo y antigüedad de esos aviones y permitían que las aerolíneas se desviaran de sus planes de negocios, alentándolas a explorar el mercado.

En ese tiempo “es posible que nos concentráramos más en desarrollar el mercado y no nos enfocáramos en inquietudes de seguridad”, dijo Hemi Pamuraharjo, el subdirector para servicios de vuelo programados en el Ministerio del Transporte.

El principal centro de transbordo de Yakarta, el Aeropuerto Internacional Soekarno-Hatta, fue construido para manejar 22 millones de pasajeros. El año pasado, atendió a más de 50 millones, y es el aeropuerto de más rápido crecimiento en el mundo, según el Consejo Internacional de Aeropuertos.

En algunos lugares, las estaciones de música y las llamadas telefónicas interfieren con las frecuencias de radio usadas por los aeropuertos y los aviones, causando interrupciones de comunicación con las autoridades del control de tráfico aéreo.

“Tienen un sistema muy antiguo”, dijo un piloto de Lion Air, que habló a condición del anonimato por temor a perder su empleo.

En ocasiones el radar del control de tráfico aéreo falla, como ocurrió en Bali el 15 de julio, creando retrasos y una confusión potencialmente peligrosa.

“Saben quién es uno, pero no saben dónde está uno”, dijo el piloto. También señaló que el aumento en la demanda de viajes aéreos había creado una escasez de tripulantes de vuelo. En julio, él trabajo más de sus 110 horas de tiempo en el aire asignadas. “Ahora, estoy trabajando siempre”, afirmó.

“Nuestra mayor preocupación son las instalaciones del aeropuerto, los tripulantes y los recursos humanos”, como los controladores de tráfico aéreo, dijo Pamuraharjo.

Ahora hay 18 aerolíneas que ofrecen vuelos programados regulares, a diferencia de las 13 que había en 2001. Garuda recientemente se desprendió de Citilink, una subsidiaria de bajo costo, y Lion Air se prepara para lanzar una operadora premium, Batik Air, a principios del año próximo. Y el número de aerolíneas chárter ha crecido 33 por ciento en apenas cuatro años.

Todas se están ampliando para aprovechar a una clase media que ha crecido rápidamente en los últimos ocho años, de 80 millones a 130 millones.

“Es perfecto para el mercado de las aerolíneas, particularmente para el segmento de bajo costo”, dijo Brendan Sobie, un analista superior para el sudeste asiático en el Center for Asia Pacific Aviation, una firma consultora.

Y en un país de 17,500 islas, volar parece mucho mejor que las alternativas. Lejos de la isla principal de Java, las redes de carreteras y ferrocarriles están subdesarrolladas. Los viajes en transbordador a menudo involucran cruces marítimos peligrosos en barcos destartalados. Los naufragios son comunes.

La cada vez mayor popularidad y accesibilidad de los viajes aéreos parecen haber envalentonado a las aerolíneas, pese a los problemas de infraestructura y el hacinamiento.

“Si mis pasajeros se quejan de retrasos, les digo: ‘Vayan en autobús, vayan en tren’”, dijo Rusdi Kirana, director ejecutivo de Lion Air, la operadora indonesia de bajo costo. “Los necesitamos, y ellos nos necesitan a nosotros”.

La aerolínea malaya Air Asia está ampliándose rápidamente a Indonesia y acordó en julio comprar a la operadora indoensia de bajo costo Batavia Air por 80 millones de dólares. “Indonesia es como un planeta”, dijo Tony Fernandes, el director ejecutivo de Air Asia. “Hay mucho espacio para crecer”.

Garuda, que se empezó a cotizar públicamente el año pasado pero es propiedad mayoritariamente del gobierno, planea aumentar su flota a 194 aviones respecto de 95 para fines de 2015. Tuvo 88 millones de dólares en utilidades el año pasado, aun cuando otras importantes operadoras en la región de Asia-Pacífico, como Qantas de Australia y Cathay Pacific de Hong Kong, tuvieron un descenso en sus ingresos.

El crecimiento más notable, sin embargo, ha ocurrido en Lion Air, la mayor operadora indonesia privada.

Recientemente firmó un pedido récord de 22,400 millones de dólares por 230 Boeings 737.

A diferencia de muchas operadoras en la región de Asia-Pacífico, las aerolíneas indonesias se han concentrado en incrementar su participación nacional. Garuda dice que recortará los vuelos a Europa este año debido a los altos costos del combustible y la débil demanda, pero ampliará sus rutas para atender a más áreas remotas en Indonesia.

“Por ahora, hay una cantidad tremenda de oportunidad de crecimiento en el mercado nacional”, dijo Sobie del Center for Asia Pacific Aviation.

Pero muchas aerolíneas enfrentan escasez de personal, y alunas han empezado a presionar a los pilotos para que vuelen el número máximo asignable de horas para incrementar las frecuencias de vuelo.

El Ministerio del Transporte también ha estado bajo presión conforme la demanda ha superado a la capacidad de los aeropuertos y las aerolíneas.

En 2007, un avión operado por la aerolínea de bajo costo Adam Air se estrelló en el mar frente a la norteña Isla Sulawesi, muriendo las 102 personas a bordo. Una investigación de la grabadora de datos de vuelo del avión determinó que un mal mantenimiento fue la causa principal. Meses después, un Boeing 737-400 operado por Garuda se despistó en la provincia de Java Central y estalló en llamas, muriendo 21 de las 140 personas a bordo. El piloto fue declarado culpable posteriormente de negligencia criminal; la sentencia fue después anulada.

Las regulaciones indonesias fueron hechas más estrictas en 2008 después de una decisión de la Unión Europea de prohibir a todas las aerolíneas indonesias ingresar en su espacio aéreo de 2007 a 2009 debido a los laxos estándares de seguridad. La prohibición fue levantada sólo a un puñado de aerolíneas, incluida Garuda.

El Ministerio del Transporte dice que ha hecho avances hacia el mejoramiento del historial de seguridad. La Dirección General de Aviación Civil está estableciendo equipos de seguridad de pistas para monitorear las pistas aéreas en busca de daños y obstrucciones. Planea capacitar a hasta 180 nuevos inspectores para fin de año.

“Pero la puesta en práctica requiere coordinación con otros ministerios, y por supuesto hay limitaciones de presupuesto”, dijo Arfiyanti Samad, secretaria de la dirección. Mucho del presupuesto de 6 billones de rupias (más de 630 millones de dólares) del ministerio para 2012 se destinará a mejorar la infraestructura de aeropuertos, afirmó.

Pero según Yusof de S&P, el país necesitará invertir hasta 5,000 millones de dólares en mantenimiento, reparación e infraestructura antes de 2015, cuando el sector de la aviación de la región caiga bajo el acuerdo de “cielos abiertos” entre los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático.

“Indonesia tiene mucho que hacer para mejorar su cultura de seguridad”, dijo.

Gerry Soejatman, analista de aerolíneas en Dini Nusa Kusuma, una empresa de tecnología de la información que ofrece servicio satelital a Indonesia, dijo que intensificar la competencia dentro de India empujaría a las líneas aéreas locales a mejorar su servicio e historiales de seguridad.

“Habrá una campaña para ofrecer una mejor experiencia”, dijo. “Y nueva tecnología ofrecerá la ventaja”.