•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • New York Times

Los dueños de hoteles estadounidenses están aumentando su gasto en mejoras en sus propiedades este año, modernizando las habitaciones de huéspedes, los restaurantes, la tecnología y otras comodidades.
Un nuevo sondeo entre dueños estimó que el gasto llegaría a los 5,000 millones de dólares este año, el más alto desde 2008 y muy superior a los 3,750 millones de dólares del año pasado, dijo Bjorn Hanson, decano divisional del Centro Prestos Robert Tisch para la Hospitalidad, el Turismo y la Administración Deportiva en la Universidad de Nueva York y autor del sondeo. Los gastos de capital cayeron a 3,300 millones de dólares en 2009, en lo más profundo de la recesión, y descendieron más, a 2,700 millones de dólares, en 2010, indicó.
Estas estimaciones no incluyen el gasto para ampliaciones de los hoteles o cambios importantes resultantes de acciones como cambio de marcas.
La desaceleración en las mejoras conllevó un precio. Según el estudio del índice de satisfacción de los huéspedes de hoteles en Norteamérica de J.D. Power and Associates, dado a conocer en julio, la satisfacción de los huéspedes con las habitaciones de hotel había caído a 752 puntos sobre una escala de mil puntos, respecto de un máximo de 770 en 2007, mientras que la satisfacción con las “instalaciones hoteleras” fue de 758 puntos, el nivel más bajo en siete años.
Factores que intervienen

Muchos factores intervienen en el aumento del gasto en marcas como Crowne Plaza, Courtyard by Marriott, Staybridge Suites, Hyatt y Westin. Con la continua recuperación de la industria – la ocupación este año fue la más alta desde 2007, y las tarifas están en su más alto nivel desde 2008 – los dueños pueden permitirse más fácilmente pagar las mejoras.
Henry Harteveldt, analista de viajes y co-fundador de Atmosphere Research Group, dijo que los dueños de hoteles también estaban  invirtiendo ahora porque los viajeros ya no son leales a una marca en particular. Un estudio de Atmosphere el año pasado encontró que sólo tres de cada 10 viajeros estadounidenses eran leales a cualquier compañía hotelera. Los dueños de hoteles, dijo Harteveldt, “saben que tienen que empezar a invertir en las habitaciones, los restaurantes y los espacios públicos de los hoteles si quieren sostener los aumentos de precios y con suerte lograr más”.
Asimismo, los viajeros ahora esperan encontrar sus habitaciones de hotel equipadas con las mismas comodidades que tienen en casa, ya sea un televisor de pantalla plana, Wi-Fi o acceso a Internet de banda ancha, dijo Steven Kent, analista de hospedaje en Goldman Sachs.
Y la creciente popularidad de los medios sociales ejerce más presión sobre los dueños para dar el mantenimiento adecuado a sus inversiones.
De hecho, la declinación en los gastos de capital por parte de los dueños en los últimos años era inusual. Aunque compañías administradoras como Marriott, Starwood e InterContinental Hotels Group normalmente requieren que los dueños inviertan en sus hoteles para mantener o cumplir con nuevos estándares de la marca, después de 2008, “perdonaron muchos nuevos y existentes requisitos de gastos de capital, para ayudar a los dueños durante este periodo de menor desempeño financiero”, dijo Hanson.
Remodelación global

Una remodelación global de 1,000 millones de dólares y tres años de los hoteles Holiday Inn y Holiday Inn Express fue completada en 2010, mientras que una mejora global multimillonaria de los hoteles Sheraton que empezó en 2008 fue terminada el año pasado.
Funcionarios de Hyatt dijeron que la compañía realmente aprovechó la crisis en su provecho. Dijeron que fue un buen momento para iniciar proyectos porque los costos de construcción y diseño fueron bajos, y con bajas tasas de ocupación, menos huéspedes sufrieron los inconvenientes. Como resultado, dijeron, Hyatt en los últimos años ha remodelado algunos hoteles que posee, como el Grand Hyatt New York, que experimentó una renovación total de 130 millones de dólares que fue terminada el año pasado.
Varios hoteles Fairmont están en medio de mejoras este año, incluido el Fairmont Copley Plaza en Boston, que está celebrando su centésimo aniversario con remodelaciones de las habitaciones y la sala ejecutiva, y abriendo un nuevo restaurante, el OAK Long Bar & Kitchen. Las habitaciones de los huéspedes en su hotel en Dallas están siendo mejoradas, mientras que el Fairmont Washington, D.C., recientemente remodeló sus espacios de reuniones y eventos.
Los hoteles Courtyard by Marriott continúan mejorando sus vestíbulos, instalando asientos especiales, cabinas de medios, un restaurante bistro y una tienda abierta las 24 horas que vende bocadillos y artículos diversos. Este programa comenzó en 2008 y debe concluir en 2014. Para atender a los viajeros más jóvenes, los hoteles Marriott continúan convirtiendo sus vestíbulos en espacios adecuados para socializar y trabajar.