•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • The New Yorker

Desde la noche del viernes, cuando informé que la contienda nacional estaba virtualmente empatada, y que el cortafuegos del Presidente Barack Obama en el colegio electoral apenas se estaba sosteniendo, ha habido un par de acontecimientos importantes.

Mitt Romney ha sostenido su impulso en los sondeos nacionales, y en el estado vital de Ohio parece haber avanzado más; acontecimientos que representan más campanas de alarma para los demócratas.

Sondeos Nacionales: El sondeo del domingo de votantes probables de NBC News/Wall Street Journal, que mostró a los dos candidatos empatados en 47 por ciento cada uno, ha generado muchos titulares. En lo que a mí respecta, meramente se estaba poniendo a la par de otros sondeos, los cuales, en promedio, han mostrado que la contienda está muy pareja desde hace alrededor de una semana. El nuevo sondeo meramente confirma lo que ya sabemos: Lo que sucedió en Denver cambió la dinámica electoral en forma fundamental.

Los detalles del nuevo sondeo fueron en gran medida previsibles. Obama tiene una gran ventaja entre las mujeres, y Romney tiene una gran ventaja entre los hombres. Y mucho depende de cómo se defina “votante probable”. Entre el más amplio grupo de “votantes registrados”, Obama aún está a la cabeza por cinco puntos: 49 a 44 por ciento. Como la mayoría de sus competidores, la firma encuestadora que lleva a cabo el sondeo juzga que los republicanos registrados tienen más probabilidad de votar que los demócratas registrados, en gran medida porque son de mayor edad y son más ricos. Como regla general, eso es seguramente cierto, pero ¿es suficiente para transformar una contienda de cinco puntos en un empate? No hay manera de saberlo.

Ohio: En mi publicación previa, señalé que el cortafuegos de colegio electoral de Obama – Ohio, Wisconsin, Iowa y Nevada – apenas se estaba sosteniendo; y he marcado a todos ellos como inclinados hacia Obama. Dos nuevos sondeos en Ohio ponen en duda esa afirmación, pero no creo que sean suficientes para invalidarla. Uno de estos sondeos, de Gravis Marketing, situó a los dos candidatos empatados en 47-47. En el otro sondeo, del Public Policy Polling, Obama estaba a la cabeza, pero por sólo un punto: 49 a 48.

Estadísticamente hablando, ambos sondeos indican que la contienda en Ohio, que pudiera decidir toda la elección, ahora está empatada. El cuestionario para los sondeos se aplicó el jueves, viernes y sábado, lo cual significa que los encuestados tuvieron un par de días, al menos, para digerir el segundo debate presidencial. Si las conclusiones son precisas, sugerirían que Obama no consiguió recuperarse mucho, si acaso, gracias a su mejor desempeño.

Los nuevos sondeos plantean la duda de si yo debería cambiar mi apreciación sobre Ohio de inclinado hacia Obama a indeciso. Después de considerarlo seriamente, decidí dejar las cosas como están, pendiente de más datos. Pero no quiero restar importancia al hecho de que Romney está teniendo un buen desempeño. Por varias razones, sin embargo, sigo considerando a Obama como el favorito.

1) Pese a todo el terreno que Romney ha ganado en las últimas dos semanas, la mayoría de los sondeos continúan mostrándolo a la saga del presidente. De 14 encuestas realizadas desde el primer debate presidencial, 11 pusieron a Obama a la cabeza. De cinco sondeos llevados a cabo en la última semana, Obama estuvo al frente en cuatro de ellos. Y en todos estos sondeos, nadie ha mostrado a Romney con una ventaja mayor a un punto. En la noche del domingo, el sondeo de sondeos de Real Clear Politics, que promedia todos los sondeos importantes, aún mostraba a Obama dos puntos por delante de su retador.

2) Obama tiene una operación terrestre superior, la cual le ha ayudado a establecer una gran ventaja entre los votantes adelantados. Uno de cada cinco residentes de Ohio con probabilidad de votar ya ha llenado sus boletas. Según el sondeo de P.P.P., Obama está a la cabeza entre este grupo por virtualmente dos a uno: 66-34. Eso no significa que Romney no pueda ganar todavía. Pero, para cerrar esa brecha, tendría que tener un margen de siete puntos entre los votantes que aún no votan. El sondeo de P.P.P. realmente sugiere que tiene esa ventaja – 52-44 – pero, como señaló la firma, “obviamente, es más fácil contar los votos que ya están en las urnas”.

3) Un sondeo de Fox News que fue divulgado la noche del viernes, que también fue llevado a cabo después del segundo debate, mostró al presidente arriba por tres puntos: 46-43. En el tema económico clave del mejoramiento de la economía y creación de empleos, Obama aventajaba a Romney por dos puntos. También tuvo una ventaja de siete puntos en política exterior y una ventaja de 10 puntos en protección del Medicare. El único gran tema sobre el cual Romney aventajó fue reducir el gasto del gobierno.

Desde la perspectiva del presidente y sus simpatizantes, todas estas cosas ofrecen cierta tranquilidad. Por ahora, mantengo a Ohio en la columna de los estados que se inclinan hacia Obama. Sin embargo, no hay duda de que las cosas se están estrechando; estrechándose inquietantemente.