•   Davenport, Iowa  |
  •  |
  •  |
  • The New Yorker

El avión presidencial aterrizó en el aeropuerto internacional de Quad Cities a las 9 de mañana hora local del miércoles, con lo que empezó el impetuoso ataque de dos días lanzado por el presidente Barack Obama en los estados indecisos. El avión está programado para hacer tierra en la base aérea Andrews justo antes de la medianoche del jueves.

Durante esas 38 horas intermedias, Obama recorrerá el impresionante número de nueve estados, en un estallido de actividad para tratar de rebasar a Mitt Romney en las últimas dos semanas de esta apretada campaña. Obama está tan centrado en ganar terreno que hará llamadas a votantes de los estados indecisos desde el aire y pasará la noche del miércoles no en una cómoda cama de hotel, sino en su avión, en un vuelo nocturno a Florida.

Lástima que no tome café; ciertamente le caería muy bien uno.

“¡Vamos a estar levantados toda la noche”, exclamó un emocionado Obama ante una multitud de 3,500 personas reunidas en la feria de Mississippi Valley en Davenport. “¡Sin dormir! Vamos a empezar en Iowa, después vamos a ir a Colorado, luego Nevada, California, después vamos a Florida, luego Virginia, Ohio y luego iremos a votar a Illinois.”

¡Uf!

Quizá consciente del tiempo tan limitado que estará en cada lugar, Obama terminó su discurso en Davenport después de sólo 16 minutos, para poder regresar a su apretada agenda.

La campaña tan frenética es señal de lo cerrada que está la contienda, que ha mostrado pocos indicios de avance en las últimas tres semanas. En los próximos trece días, Obama se concentrará casi exclusivamente en los ocho estados indecisos, donde tanto demócratas como republicanos piensan que se ganará o se perderá la contienda.

De esos estados, ninguno es más importante que Ohio, donde Obama terminó su jornada del martes, en Dayton, y donde volverá a estar nuevamente el jueves en la tarde, en la ciudad de Cleveland. Los asistentes de campaña han estado trabajando frenéticamente el terreno de Ohio, instando a los simpatizantes de Obama a que acudan a votar con anticipación.

Hablando con la prensa en el autobús camino al aeropuerto de Quads Cities, después de la primera parada del presidente el miércoles, David Plouffe, un alto asesor de Obama dijo que su equipo se siente bien en los estados indecisos, a pesar de la narrativa que. dijo ,se ha desarrollado en la prensa sobre el impulso que ha ganado Romney. Y agregó que la campaña de Romney “está exagerando su situación en el Colegio Electoral”.

Pero al igual que hizo Obama en la campaña de las primarias en 2008 contra Hillary Clinton, ahora su equipo parece estar muy centrado en los números en relación con el Colegio Electoral. Eso significa trabajar en el terreno y hacer campaña para que vayan a votar entre los electorados demócratas clave, como los afroamericanos y los latinos.

Por ejemplo, precisó Plouffe, este año “van a votar miles y miles más de latinos y afroamericanos que en 2008”.

Obama no quiso intervenir en la disputa suscitada por los comentarios esta semana de Richard Mourdock, el candidato republicano al escaño senatorial de Indiana, quien dijo que es voluntad de Dios que la mujer tenga al bebé si quedó embarazada a raíz de una violación.

Pero Jennifer Psaki, portavoz de Obama, sí intervino y rápidamente relacionó los comentarios del candidato al Senado con Romney, que ha apoyado a Mourdock. “El presidente considera que esos comentarios son indignantes y degradantes para las mujeres”, dijo a los reporteros a bordo del Air Force One rumbo a Iowa. “Esto es un problema pues Mitt Romney aparece en un anuncio” de Mourdock “y es sorprendente que no haya exigido que retiren ese anuncio.”