• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • The New Yorker

El presidente Barack Obama suele ser un tipo tranquilo. Pero la emoción lo embargó la mañana siguiente a su victoria electoral, cuando agradeció a su equipo de campaña y se le salieron las lágrimas.

“Lo que ustedes han hecho significa que el trabajo que estoy haciendo es importante y estoy muy orgulloso de eso”, dijo con lágrimas rodándole por ambas mejillas. “Estoy muy orgulloso de todos ustedes”

La sala estalló en aplausos, obligando a Obama a hacer una pausa de unos momentos. La escena fue captada en video por el equipo de campaña y publicada en YouTube. Hasta ahora, el video había sido visto casi 1.5 millones de veces.

En sus primeros cuatro años en el cargo, Obama rara vez se había mostrado como una persona emocional. Su comportamiento – incluso en momentos difíciles y emotivos – es de conservar el control, mostrándose sobrio y resuelto. Todo lo opuesto de su principal rival en el Congreso, John A. Boehner, el presidente de la Cámara de Representantes, conocido por llorar frecuentemente en entrevistas y discursos emotivos.

Entonces, ¿las lágrimas de Obama serán una señal de una oportunidad de cooperación bipartidista?