• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • The New York Times

El incremento en los recargos por combustible ha empezado a ser un problema en las negociaciones entre las aerolíneas y los gerentes de viajes de las corporaciones por el costo de los boletos de avión. Al principio, los recargos estaban vinculados con el costo en aumento del combustible, pero expertos en el sector dicen que se han convertido en una forma en la que las aerolíneas incrementan las tarifas.

“Las líneas aéreas pueden usar los recargos por el combustible como aumentos indirectos al pasaje y hacerlos pasar por recargos”, dijo Henry Harteveldt, el cofundador del Atmosphere Research Group, y analista del sector de aerolíneas y viajes en San Francisco.

“Las aerolíneas son rápidas para aumentar los recargos por combustible cuando aumenta su costo, pero se tardan en reducirlos cuando bajan los precios”, dijo Harteveldt. “Es una forma de que una aerolínea aumente indirectamente sus tarifas, sin enviarles a sus competidores la señal de que quiere aumentarlas. La tarifa base es casi un forma de camuflar el establecimiento de precios”.

Los gerentes corporativos de viajes dicen que aunque han empezado a plantearles el problema a las aerolíneas, no hacen descuentos en los propios recargos.

“Es un elemento que tiene que entrar en las negociaciones, pero no he visto ningún descuento en eso”, comentó Michael Steiner, un vicepresidente ejecutivo del Ovation Travel Group, una compañía de administración de viajes en Nueva York. Más bien, dijo, los gerentes de viajes pueden usar los recargos por combustible para negociar descuentos en la tarifa base.

Steiner dijo que las compañías también han buscado negociar tarifas más bajas para servicios como Wi Fi, equipaje, espacio para las piernas y otros que las aerolíneas solían proporcionar como parte el precio del boleto, y que hoy cobran extra.

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo, un organismo gremial de las aerolíneas, declinó comentar sobre los recargos por combustible. En un correo electrónico, la portavoz Miriam Ashong dijo que los recargos son “un tema bastante delicado y, como tal, no podemos hacer ningún comentario por el momento”.

Recargos sin cambio

Victoria Day, una vocera de Airlines for America, un organismo gremial de aerolíneas en Estados Unidos, dijo en un correo electrónico: “Por razones antimonopólicas, no podemos comentar sobre recargos por combustible específicos”.

Carlson Wagonlit Travel, una firma de administración de viajes de negocios, encontró que aun cuando fluctuaban los precios del combustible, los recargos eran los mismos o aumentaban. “El combustible volvió a bajar, pero las líneas aéreas no han quitado los recargos por combustible”, dijo Brent Eisenach, el director de CWT Solutions Group, Americas, con sede en Minneapolis.

La compañía estimó que los recargos por combustible representan ahora cerca de siete a 12 por ciento del gasto corporativo total en viajes. “Los recargos por combustible son una de muchas variables que hay que analizar”, expresó Joel Wartgow, director sénior de CWT Solutions Group, Americas. “Son una cosa que hay que evaluar si ves costos en aumento año con año”.

Es frecuente que el transporte aéreo sea el mayor elemento en el costo de los viajes de negocios, en el que los hoteles y la renta de automóviles representan una parte muchísimo menor.

Herve Sedky, un vicepresidente sénior y gerente general de sociedades empresariales mundiales y servicios de primera en American Express Global Business Travel, dijo en un correo electrónico que “en promedio, hemos visto que las compañías gastan poco más de 50 por ciento” de su presupuesto para viajes y entretenimiento en el transporte.

Menos viajes, más gastos

Debido a que ha aumentado el costo de los viajes, los viajeros por negocios gastan más en menor número de viajes, según la Asociación Mundial de Viajes de Negocios. Ella proyecta que el gasto total en viajes de negocios en Estados Unidos será 2.6 por ciento más alto en 2012, alcanzando los 257,000 millones de dólares al final del año. El incremento, dijo, está impulsado en su mayor parte por los costos en aumento.

Al mismo tiempo, se espera que caiga el volumen total de dichos viajes – la cantidad – a 438.1 millones este año, en comparación con 1.6 por ciento en 2011. El organismo dijo que espera que el gasto por viajes de negocios siga creciendo el año entrante mientras que la cantidad baja 1.1 por ciento.

De acuerdo con la Asociación Mundial de Viajes de Negocios, se espera que la confusión económica en Europa, la desaceleración del crecimiento en China y el desempleo en Estados Unidos frenen el crecimiento de los viajes estadounidenses hasta fin de año. Los negocios asumen un enfoque cauteloso hasta que haya mayor certidumbre económica, dice un informe del organismo. Las compañías no están reduciendo el gasto en viajes de negocios, dice, pero el crecimiento es “muy modesto”.