•  |
  •  |

James Bond tenía uno, al igual que el Inspector Gadget y Dick Tracy: un reloj que también servía como computadora, radio de dos vías, dispositivo de mapeo o televisión.

Dicho aparato sólo existía en los cómics de ciencia ficción y películas de espionaje, pero el reloj inteligente pronto podría convertirse en una realidad, en la forma de un dispositivo de vidrio curvo fabricado por Apple.

En su sede, en Cupertino, California, Apple experimenta con dispositivos parecidos a un reloj de pulsera fabricado con cristal curvo, de acuerdo con gente familiarizada con las exploraciones de la empresa. Tal reloj funcionaría en la plataforma iOS de Apple, dijeron dos personas, y se destacaría entre sus competidores gracias al conocimiento de la empresa sobre cómo dicho cristal se puede curvear alrededor del cuerpo humano.

Apple se rehusó a comentar sobre sus planes. Pero la exploración de dicho reloj abre muchas interrogantes emocionantes: si la compañía efectivamente lanza tal producto, ¿qué aspecto tendría? ¿Incluiría al asistente de voz Siri? ¿Tendría una versión del software de mapas de Apple, para ofrecer direcciones en tiempo real a la gente cuando camina por la calle? ¿Podría recibir mensajes de texto? ¿Podría monitorear la salud o actividad diaria de un usuario? ¿Podría usarse para realizar pagos móviles, con el software de pagos Apple’s Passbook?

El año pasado, Corning, el fabricante del Gorilla Glass, el vidrio resistente que se usa en el iPhone, anunció que había resuelto los obstáculos de ingeniería para crear un cristal flexible, al que llamó Willow Glass.

“Definitivamente se puede envolver un objeto cilíndrico con él, y eso bien podría ser la muñeca de alguien”, dijo Pete Bocko, director de tecnología para Corning Glass Technologies. “En este momento, si yo buscara hacer algo que se parezca a un reloj, podría hacerlo usando este cristal flexible”.

Los inversionistas muy probablemente le darían la bienvenida a un iWatch, y algunos ya dicen que la “computación que uno se puede poner” podría remplazar al teléfono inteligente en el transcurso de la próxima década.

“Estos aparatos probablemente serán más baratos que un iPhone y a la larga podrían ser la mejor respuesta de Apple para abordar los mercados emergentes”, dijo Gene Munster, un analista, en un informe. Si los teléfonos inteligentes en realidad se convierten en relojes y anteojos inteligentes, Apple parece contar con la tecnología para fabricar computadoras sobresalientes que la gente pueda llevar puestas. Pero antes quizás vayan a llegar otros aparatos.

Mientras Apple continúa sus experimentos con los aparatos que se llevan puestos, su principal competidor, Google, continúa con sus planes para hacer que las computadoras usables se popularicen.

De acuerdo con un ejecutivo de Google, la compañía espera que sus lentes para llevarse puestos, con una pantalla situada arriba del ojo, representen el 3 por ciento de sus ingresos para 2015. Hosain Rahman, presidente ejecutivo de Jawbone, fabricante de Up, un aparato para la muñeca que registra la energía y el sueño de la gente, dijo: “Dentro de una década, no podremos imaginarnos la vida sin los aparatos para llevarse puestos que utilicemos para acceder a información, abrir nuestras puertas, pagar artículos y, de forma más importante, llevar un registro de nuestra salud”.