•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • The New York Times

A los ingenieros que crean los autos ahorradores de gasolina les gusta el uso que hace el Toyota Prius de todos los métodos disponibles para cumplir con los siempre más estrictos estándares de economía de combustible que ellos deben satisfacer. Esas soluciones podrían incluir el uso de transmisiones híbridas, la adopción de materiales ligeros, la reducción del lastre aerodinámico y la minimización de las pérdidas de fricción de las partes móviles.

Hay otro camino hacia la eficiencia de combustible que quizá esté recibiendo menos atención, aunque es más bien efectiva: equipar a los autos con neumáticos de baja resistencia al rodar.

Esos neumáticos pueden mejorar la economía de combustible en más de medio kilómetro por litro por encima de los diseños convencionales para todas las estaciones – y más cuando se les compara con los neumáticos de verano de alto desempeño _, según fabricantes de autos.

El lado negativo de los neumáticos de fácil rodado ha sido una persistente reputación, en base a los primeros ejemplos, de tracción comprometida en condiciones húmedas y, en algunos casos, corta vida de la banda de rodadura.

Las compañías de neumáticos dicen que los avances en los materiales usados en los más recientes neumáticos de baja resistencia al rodar, y en los procesos de manufactura, han superado las desventajas.

“Ha habido importantes cambios con este tipo de neumático, es decir en el desempeño de desgaste y la distancia de frenado”, dijo Sheldon Brown, gerente de programa ejecutivo del Centro Técnico Toyota en Saline, Michigan. “Conforme los fabricantes de neumáticos siguen afinando su tecnología, hemos visto mejorías en la tecnología combinada para abordar el desgaste”.

Forrest Patterson, director técnico para los neumáticos de camionetas ligeras y autos de pasajeros en Norteamérica de Michelin, dijo que el Ford Fusion Hybrid ofrecía un buen ejemplo de lo que los fabricantes de autos quieren en un diseño de neumáticos. “Ford realmente trabajó con todos sus proveedores para ofrecer un vehículo que tiene un rendimiento de más de 40 millas por galón (17 kilómetros por litro), y nuestros neumáticos fueron una parte importante de eso”, dijo.

En promedio, entre 5 y 15 por ciento del combustible que un auto quema se usa para superar la resistencia de rodado en los neumáticos, según el Departamento de Energía. La resistencia al rodado se genera en gran medida en la banda de rodadura externa del neumático, que se deforma al entrar en contacto con el pavimento, luego se recupera.

La resistencia causada por esta flexión de la banda de rodadura genera calor en el caucho, desperdiciando energía sin ofrecer beneficio alguno. El desafío del diseñador de neumáticos es permitir que el neumático flexione lo suficiente para tener un buen contacto con el camino mientras se minimiza la fricción interna y el desgaste.

En los últimos 20 años, los fabricantes de neumático han empezado a usar compuestos con nombres como caucho de solución-estireno-polibutadieno y caucho de neodimio polibutadieno como ingredientes para cumplir con sus metas de desempeño. Junto con el sílice, estos materiales han reducido la resistencia al rodado de los neumático en entre 25 y 30 por ciento, según Lanxess, un proveedor alemán de caucho sintético y químicos especializados.

Como ejercicio de mercadotecnia, Lanxess demostró recientemente un neumático prototipo llamado AA Concept para exhibir el desempeño de sus formulaciones avanzadas. La nomenclatura AA se refiere al nuevo sistema de etiquetado de Europa, que clasifica a los neumáticos de A a G en cuanto a agarre en condiciones de humedad y eficiencia de combustible, con la A siendo la calificación más alta.

En Estados Unidos, la Agencia Nacional de Seguridad del Tráfico Carretero está desarrollando normas de etiquetado de neumáticos actualizadas que añadan calificaciones por eficiencia de combustible para ayudar a los consumidores a seleccionar neumáticos de reemplazo. Se espera que las nuevas normas sean adoptadas a mediados de 2013, dijo John Emerson, director de estándares de la industria y regulaciones gubernamentales en Michelin North America.

En sí mismos, los ingredientes de caucho de un neumático se comportan como un borrador que se desmorona y desintegra si no se les une químicamente con estos materiales de refuerzo. También son importantes las mejorías en los procesos de vulcanización que usan calor y catalizadores para enlazar la estructura molecular de los compuestos del caucho, resultando en neumáticos más duraderos y eficientes.

 

Nueva generación

Goodyear, que provee neumáticos de baja resistencia al rodado como equipo original en el Toyota Prius, el Chevrolet Volt y otros autos de alta eficiencia, dice que sus neumáticos Assurance Fuel Max han mejorado la tracción y la vida de desgaste, y aportaron una reducción del 27 por ciento en la resistencia al rodado en comparación con la generación anterior de neumáticos Assurance de la compañía.

Eso se traduce en una economía de combustible 4 por ciento.

 

Mejor

Los neumáticos dieron un gran salto hacia adelante en la tracción alrededor de 1990 cuando los fabricantes empezaron a usar sílice como ingrediente de reforzamiento, desplazando parte del negro de carbón tradicionalmente usado para esta función.